Publicado:  21.01.2014 17:12 | Actualizado:  21.01.2014 17:12

Isabel Allende critica a las dirigentes latinoamericanas por perpetuar el machismo

La escritora, que se pasa al género policíaco con 'El juego de Ripper', asegura que "cuando terminemos con el patriarcado, entonces sí que vamos a evolucionar"

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escritora chilena Isabel Allende ha señalado que las mujeres que han alcanzado puestos de responsabilidad en los gobiernos de Latinoamérica aún "crían a sus hijos para ser servidos y a sus hijas para servir".

Preguntada en rueda de prensa en Madrid por el aumento de mujeres que gobiernan países latinoamericanos, Allende se ha mostrado satisfecha de que por fin la sociedad se haya dado cuenta de "lo fuertes, organizadas e inteligentes que son las mujeres latinoamericanas", pero ha avisado de que su ascenso al poder "no quiere decir que haya cedido el machismo".

"Esas mismas mujeres tan estupendas todavía crían a sus hijos para ser servidos y sus hijas para servir. El machismo se podría haber terminado en una generación si las madres lo tuvieran claro, pero las madres latinoamericanas miman a los hijos varones que da pena", ha aseverado durante la rueda de prensa en la Casa de América para presentar su novela El juego de Ripper.

Además, ha añadido que el aumento de la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad en la política no se da en el sector financiero, donde "no se ven en los bancos mujeres dirigiendo nada: ellas hacen todo el trabajo y algún macho que se lleva el sueldo millonario". En cualquier caso, Allende ha mostrado su "gran alegría" por el hecho de que Michelle Bachelet ganara las elecciones en Chile. Según ha dicho, "ganó por ella porque los partidos no aportaron nada en estas elecciones" y cree "que puede hacer un buen Gobierno por su experiencia y por contar con el apoyo del Congreso".

Con El juego de Ripper Allende se pasa al género policíaco. Es una obra de intriga, basada en un juego de rol y llena de personajes excelentes en la que procura ser fiel a las reglas de este tipo de libros pero "con humor e ironía". La historia que narra sucede en 2012 y está situada en San Francisco, la ciudad de California en la que ella vive desde hace más de veinte años y una tierra "optimista" donde las haya.

Poco aficionada a la novela policíaca, Allende leyó varias de escritores escandinavos cuando preparaba El juego de Ripper, como las de Stieg Larsson.Pero se dio cuenta de que ella no puede escribir ese tipo de obras "porque son muy sórdidas, muy negativas, no hay ninguna redención. Todo es oscuro y yo no soy así". Por tanto, decidió "escribir una novela de las mías y meterle crímenes, así, como quien echa sal, para ver qué salía". Y lo que salió es puro Allende.

En su paso por Madrid, aprovechó para dar su opinión sobre las tragedias e injusticias del mundo. Allende considera que "hay situaciones en el mundo en el que la violencia es tan espantosa que uno piensa: ¿cómo es posible que un ser humano llegue a tal grado de bestialidad y pierda por completo la humanidad y la compasión y sea incapaz de ver al otro?".

"Hoy en día tenemos una sensación de que nos pesa el dolor del mundo a cada uno de nosotros" porque conocemos las desgracias que ocurren en el mundo a través de los medios de comunicación, ha indicado la escritora. Y ha señalado que hay una "tremenda desigualdad social", y "la gente pobre siente que no tienen acceso a todo lo que le muestran y lo que ve que tiene otra gente", mientras que los ricos se desentienden de los que menos tienen.

Pese a todo, sigue siendo "muy optimista" porque en los 71 años que lleva de vida ha visto cambiar al mundo a mejor. "Parece que camináramos en círculo pero no, subimos en espiral, siempre aprendemos algo", ha precisado.

Igualmente, ha mencionado que en la actualidad hay temas que están presentes en la sociedad que hace unos años eran desatendidos como "la ecología, la violencia de género o el feminismo", al tiempo que ha señalado que sus "nietos están mucho más preparados para el mundo" de lo que ella estaba. "Si hemos podido provocar esta crisis podemos resolverla. El mundo va para adelante. Y cuando terminemos con el patriarcado, entonces sí que vamos a evolucionar", ha sentenciado.

PUBLICIDAD

Comentarios