Público
Público

Isaki Lacuesta conquista al jurado de San Sebastián

Los rumores se disparan en las horas previas a la gala del palmarés de Donostia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni Enrique Urbizu ni José Coronado, director y actor de la rotunda No habrá paz para los malvados, subirán esta noche al escenario del Kursaal a recoger premio alguno. En el ajetreo de rumores que van y vienen en la última jornada de Donostia este parece el que prevalece por encima de otros, a pesar de que el thriller del realizador vasco en torno al 11-M ha sido una de las favoritas del público y de la crítica.

En cambio, otra de las películas españolas a competición, Los pasos dobles de Isaki Lacuesta tiene confirmado un premio de peso, por mucho que la propuesta lúdica e insólita que el director pergeñó junto a Miquel Barceló no fuera bien recibida por amplios sectores de la crítica, y sí defendida como una exploración valiente y juguetona del cine y la vida por otros. El equipo se ha quedado en San Sebastián y si no es la Concha de Oro, sí podría hacerse con un Premio Especial del Jurado. Lo mismo se puede decir de María León, protagonista de ‘La voz dormida', de Benito Zambrano: nadie discute que será para ella la Concha de Plata a la mejor intérprete femenina.

Luego los rumores empiezan a ser confusos: que si Kore-Eda sí se lleva premio, que si el japonés vuelve a quedarse sin espacio en el palmarés por tercera vez, que si Woody Harrelson ha conquistado al jurado con su interpretación de Rampart, nada nuevo aunque un trabajo notable en una película con múltiples fallas. Que si la película griega, Mundo injusto, y la portuguesa Sangre de mi sangre podrían dar alguna sorpresa. Incluso se llega a hablar de un filme que irritó a muchos: la sueca Happy End. Terence Davies parece haberse quedado fuera del palmarés como también Arturo Ripstein.

Los pasillos están que arden. Todo apunta a que será una noche en que las decisiones del jurado de Zinemaldia, presidido por Frances McDormand, podrían provocar pataletas, pero también alguna satisfacción discreta.