Público
Público

Los italianos frenan el cierre automático de páginas web

La Agcom suaviza la nueva regulación de derechos de autor tras las críticas de artistas e internautas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Había sido calificada como una medida destinada únicamente a censurar la red, pero la Agencia para la Garantía de las Comunicaciones (Agcom) italiana aprobó ayer el nuevo esquema de regulación de los derechos de autor en internet suavizando muchos de los puntos que habían desatado un aluvión de críticas por parte de varias asociaciones de internautas, blogueros, artistas y periodistas. En su idea inicial, la Agcom había previsto el cierre automático de webs que violaran el copyright sin preaviso y sin mediación de un juez, además de bloquear las IP de páginas y blogs extranjeros para impedir el acceso desde Italia.

Asociaciones como Valigia Blu, que ha participado activamente en la campaña denominada 'No a la mordaza a la web', habían mostrado su preocupación por que esta maniobra pudiera propiciar que el Gobierno de Berlusconi extendiera la censura de la televisión pública a la red.

El martes, en la vigilia de la decisión de la Agcom, esta y otras asociaciones organizaron en Roma la Notte della Rete, una reunión en la que participaron desde artistas como Dario Fo a empresarios, periodistas, blogueros y miembros de todas las formaciones políticas, incluida la de Il Cavaliere, reclamando a la Agencia que reconsiderara su proyecto.

Las presiones surtieron efecto y ayer la Agcom publicó la nueva norma destacando que no habrá cierres sistemáticos, sino que, en caso de denuncia, solicitará a las webs que supuestamente violen los derechos que retiren los contenidos en el plazo de cuatro días. En el caso de que no lo hicieran, se abriría un proceso de negociación entre el denunciante y el responsable de la página para escuchar las alegaciones. La Agcom también aclaró que no oscurecerá a las webs extranjeras y que no procederá contra las páginas que no tengan fines lucrativos, contra el intercambio P2P, ni tampoco contra los contenidos que puedan ser de carácter científico y didáctico, o la reproducción parcial de una obra, ya sea musical, de vídeo o texto.