Público
Público

Jackson será enterrado en la intimidad en Los Angeles

El entierro del cantante se celebrará antes del multitudinario funeral en el Staples Center, previsto para esta tarde (hora española).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad de Los Ángeles dirá este martes adiós al cantante Michael Jackson, el denominado 'rey del pop', a quien su familia supuestamente despedirá primero en un funeral privado en el cementerio Forest Lawn, para después asistir a un multitudinario homenaje póstumo en el centro de la ciudad .

Todo ello a pesar de que no ha habido confirmación oficial por parte de la familia sobre la celebración del funeral privado ni sobre el entierro del artista. Pero sí parece que antes del acto en el Staples Center, los más próximos al cantante se despedirán de forma íntima: a última hora de la noche, familiares y amigos íntimos de la estrella acudieron  al cementerio Forest Lawn Memorial Park de Hollywood, lugar donde se encuentra el cuerpo del artista. Todo parece indicar que Jackson será enterrado sólo un par de horas antes del multitudinario homenaje.

Una de las hermanas del cantante, La Toya Jackson, fue vista a su entrada al recinto en el que están enterrados numerosos artistas, como la actriz Bette Davis.

Según sostiene la prensa estadounidense, la vigilia privada está prevista para las 08.00 horas locales (17.00 hora española), dos horas antes de que comience la ceremonia en el pabellón Staples Center, donde actuarán artistas como Mariah Carey, Usher y Stevie Wonder, y al que acudirán celebridades como Kobe Bryant, Magic Johnson, Jennifer Hudson, John Mayer y Smokey Robinson, entre otros.

El hermano del autor de Thriller Jermaine Jackson será uno de los invitados a actuar en el acto que tiene previsto comenzar a las 10 de la mañana hora local (17.00 GMT) e interpretará el tema Smile de Charles Chaplin que el 'rey del pop' versionó en su álbum HIStory: Past, Present and Future, Book I (1995), según la CNN. 

El evento será retransmitido a todo el mundo y se calcula que más de 750 millones de personas podrían seguir en directo el espectáculo dirigido por el coreógrafo Kenny Ortega, quien era el encargado de preparar con Jackson sus conciertos veraniegos en Londres. 

Una de las grandes ausentes en el evento será Elizabeth Taylor, gran amiga de Jackson, quien tildó de 'circo' la celebración y dijo a través de la red social en Internet Twitter: 'No creo que Michael quiera que comparta mi profunda pena con millones de personas'.

'Cómo me siento queda entre nosotros', comentó. 'Lo quiero demasiado (...) y no puedo garantizar que dijese algo coherente', añadió.

Otro rostro que no aparecerá por el evento será el de Debbie Rowe, ex esposa de Jackson y madre de sus dos hijos mayores, informó su abogada, Marta Almli.

'Aunque Debbie originalmente planeó asistir, hemos decidido que finalmente no será así', afirmó en un comunicado en el que explicó que su presencia hubiera supuesto una 'distracción innecesaria' para un evento que debería centrarse 'exclusivamente en el legado de Michael'.

La policía de Los Ángeles ha solicitado desde hace días que la gente sin entradas se abstenga de acercarse a las inmediaciones del Staples Center y que vea el memorial por televisión.

Aún así, las autoridades esperan hasta 700.000 personas en los aledaños del recinto.

'Mañana (hoy) es el día grande', manifestó el lunes a Efe el oficial de policía Paul Gutiérrez.

'Vamos a cortar muchas calles alrededor del Staples Center y nadie podrá entrar sin su entrada; la seguridad va a ser muy estricta, y al igual que hicimos con el desfile de los Lakers, siempre planeamos un dispositivo mayor del que necesitamos', apuntó.

Un total de 8.750 personas recogieron el lunes en el estadio de los Dodgers de béisbol sus dos entradas gratis correspondientes para el evento.

'Estoy contenta y a la vez triste', dijo a Efe Gabriela, una mexicana que asistirá al memorial. 'Crecí con él, fue lo máximo. El 'show' va a ser muy emotivo, creo que no podremos detener las lágrimas', agregó.

Al Staples Center podrán acceder 11.000 personas, y el adyacente teatro Nokia dará cabida a otras 6.500, que podrán seguir el acto a través de pantallas gigantes.