Público
Público

El japonés Toyo Ito logra el Premio Pritzker de arquitectura

Es el autor de las Torres Fira de L'Hospitalet (Barcelona) y del proyecto del Parque de La Gavia en Vallecas (Madrid). Comparado con Gaudi, se ha premiado su "innovación conceptual y su dimensión poética"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El japonés Toyo Ito ha sido galardonado este domingo con el Premio Pritzker de Arquitectura 2013 por una obra 'que combina innovación conceptual con edificios soberbiamente ejecutados', por una arquitectura 'excepcional' y por 'la dimensión espiritual y poética que transciende de todas sus obras'. Ito, que ha llegado a ser comparado con Antonio Gaudí, ha levantado en España las emblemáticas Torres Fira, en L'Hospitalet (Barcelona), y es autor del proyecto del parque de La Gavia, en el barrio madrileño de Vallecas.

A sus 71 años, el arquitecto japonés 'es un creador de edificios atemporales, con los que audazmente propone nuevos caminos. Su arquitectura proyecta un aire de optimismo, ligereza y alegría, y está impregnada de un sentido de unicidad y universalidad', según las consideraciones del jurado, presidido por lord Peter Palumbo.

Por estas razones y 'por su síntesis de la estructura, espacio y forma que crea lugares acogedores, por su sensibilidad al paisaje, por infundir sus diseños con una dimensión espiritual y por la poética que trasciende todas sus obras', Toyo Ito es el ganador del Pritzker 2013, dotado con 100.000 dólares (unos 76.000 euros) y un medallón de bronce.

El anuncio fue realizado este domingo en Los Ángeles por Thomas J.Pritzker, presidente de la Fundación Hyatt, que organiza el premio, en el que Ito sucede al chino Wang Shu, ganador en 2012. Al conocer la concesión del premio, Ito señaló: 'La arquitectura está limitada por diversas restricciones sociales. He diseñado arquitectura pensando en que conseguir espacios más cómodos más allá de esas restricciones'.

'Sin embargo, cuando se acaba un edificio me doy dolorosamente cuenta de mi propia insuficiencia, lo que se convierte en energía para el desafío del siguiente proyecto'. Por tanto, agregó: 'Nunca fijaré mi estilo arquitectónico y nunca estaré totalmente satisfecho de mi trabajo'.

Ito ha dejado una estela muy importante en España, donde su presencia es habitual. Varios años finalista del Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, además de otros muchos reconocimientos, el arquitecto fue reconocido con el premio Fundación Consejo España Japón por sus vínculos y obra en España, que han ejercido una influencia fundamental en el diálogo cultural entre ambas sociedades.

Pero uno de los más importantes galardones que el arquitecto japonés había recibido hasta ahora, además del Praemium Imperiale que es el máximo galardón a las artes de Japón, es el Emporis Skyscraper Award 2010. Este premio reconoció como el mejor rascacielos del mundo al Hotel Porta Fira de Barcelona, por su 'exquisitez estética y la integración urbanística del edificio barcelonés', en una convocatoria en la que se impuso al edificio más alto del planeta, el Burj Khalifa de Dubai.

El edificio vanguardista del arquitecto japonés está situado en la localidad de L'Hospitalet de Llobregat, y para su diseño, Ito se inspiró en la forma orgánica de una flor de loto.

Con 26 pisos y 113 metros de altura, la fachada de la torre está formada por tubos de aluminio que recorren la cara exterior del cerramiento como líneas continuas desde el suelo hasta la coronación, acompañando la compleja geometría de la torre que crece, se contorsiona y aumenta de tamaño a medida que se eleva.

Conocido como 'el nuevo Antoni Gaudí', Toyo Ito es autor también de la torre que, junto a la del Hotel Porta Fira, forma las llamadas Torres Fira. Esta segunda torre, de planta más tradicional, es completamente de cristal y parece que dentro de ella hubiera alguna estructura de color rojo. Asimismo, es el responsable de la ampliación del recinto de Gran Vía de Fira de Barcelona, que incluye el nuevo vestíbulo de acceso, los pabellones 1, 5, 7 y 8, la pasarela que recorre y enlaza todos los edificios del complejo y el auditorio, así como de la estación del metro Fira 2 (L'Hospitalet) y Foc-Cisell (Barcelona).

También en la ciudad condal inauguró Suites Avenue, un lujoso edificio en el Paseo de Gracia que se caracteriza por unos extraños balcones que se asemejan a los diseños de Gaudí pero con un toque más limpio y moderno.

'La referencia a Gaudí es inevitable', admitió el arquitecto al inaugurarse el edificio y confesó que venera la arquitectura del maestro catalán, sus espacios fluctuantes, pero que no pretendía 'en ningún momento imitar su expresión tal como es', sino 'reflejar su dinamismo y fluidez como si fueran las olas del mar y así poder corresponder con La Pedrera y con Gaudí'.

Su nombre se relaciona en España con intervenciones de espacios públicos en la época de bonanza económica. Entre estos se encuentra el Parque de la Gavia de Vallecas, en Madrid; el proyecto Parque Oeste, de Murcia o el inacabado Parque de la Relajación, de Torrevieja. Pese a la paralización de algunos de sus proyectos, la falta de información y los problemas burocráticos, Toyo Ito espera seguir trabajando en España.

A lo largo de más de 40 años de carrera, Ito ha desarrollado su labor en bibliotecas, casas, parques, teatros, tiendas, edificios de oficinas y pabellones, en los que ha buscado ampliar las posibilidades de la arquitectura. Profesional de talento único, en opinión del jurado, busca en cada uno de sus proyectos las posibilidades del mismo así como del lugar en que se encuentra.

Ha desarrollado y perfeccionado una sintaxis arquitectónica personal en la que combina el ingenio estructural y técnica con la claridad formal. Sus formas no obedecen a enfoques minimalistas o paramétricos. 'Diferentes circunstancias conducen a respuestas diferentes', destaca el jurado de su trabajo. En sus comienzos desarrolló obras modernas, mediante el uso de materiales industriales para construir estructuras ligeras, como tubos, mallas expandidas, aluminio perforado, láminas y telas permeables. Aunque en la mayoría de sus últimos trabajos ha utilizado el hormigón armado. S

egún el jurado, Toyo Ito 'es capaz, de una manera extraordinaria, de mantener la estructura, el espacio, el escenario y la tecnología en un nivel de igualdad (...) Sus edificios son el resultado del profundo conocimiento de su oficio y de su capacidad para hacer frente simultáneamente a todos los aspectos de la arquitectura'. 'Pese a la complejidad de sus trabajos, su alto grado de síntesis permite que estas alcancen un nivel de tranquilidad que deja a los habitantes desarrollar libremente sus actividades dentro de ellas'.

Un trabajo que se caracteriza por la innovación y del que el jurado destaca el pabellón temporal creado en Brujas en 2002 y el edificio TOD'S en Tokio en 2004, cuyo revestimiento sirve también de estructura. Así como la abundancia de nuevas tecnologías en proyectos como el de la Cúpula de Odate (Japón) o la Torre de los Vientos de Yokohama. El jurado recuerda que Ito ha dicho que él se esfuerza por lograr una arquitectura fluida alejada de las limitaciones de la arquitectura moderna.

Lo que se aprecia en la Mediateca de Sendai (2000), por el uso de tubos estructurales que crean nuevas cualidades espaciales interiores.
Ito se interesa por las relaciones entre habitaciones, exterior e interior, y los edificios y sus alrededores. Su trabajo se inspira en los principios de la naturaleza, como lo demuestra la unidad conseguida entre estructuras orgánicas, superficies y revestimientos.

Además sus diseños se ven influidos por su sentido de la responsabilidad pública porque siempre ha defendido que la arquitectura no sólo debe responder a las necesidades físicas, sino también a los sentidos.

Son ejemplos de su arquitectura pública el Tanatorio de Gifu (2006), la Biblioteca Universitaria Tama Art de Tokio (2007) o el Pabellón de la Serpentine Gallery, en Londres (2002).

O su trabajo para construir pequeños espacios comunales para los afectados por el terremoto en Japón en 2011, una 'expresión directa de su sentido de responsabilidad social'. Ito es el sexto arquitecto japonés en recibir el Pritzker tras Kenzo Tange (1987), Fumihiko Maki (1993), Tadao Ando (1995) y el equipo formado por Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa en 2010.