Publicado: 18.12.2015 16:20 |Actualizado: 19.12.2015 10:24

José Carlos Plaza: "¿Has oído a algún político mencionar en algún momento la palabra cultura?"

Aprovechando el estreno este viernes de Medea, interpretada por Ana Belén, en El Español hasta el 10 de enero, diario Público ha hablado con su director sobre teatro, promesas electorales y la situación de las artes escénicas en España.

Publicidad
Media: 4.43
Votos: 7
Comentarios:
José Carlos Plaza durante la presentación de "Medea".- EFE

José Carlos Plaza durante la presentación de "Medea".- EFE

MADRID.- Dice el director José Carlos Plaza que Medea vive en el mundo ancestral de la sangre. Si pasamos revista a la historia de las civilizaciones, el filicidio está presente en la mayoría de las tradiciones, incluida, como no, en el cristianismo. Este acto atroz e incomprensible para el común de los mortales tiene un ingrediente de fantasía freudiana que ha posibilitado que se construyan relatos desde tiempos ancestrales.

El poeta griego Eurípides escribió sobre el año 431 a.c. la historia de Medea, una mujer fuerte, sabia, poderosa, temida por muchos y respetada por todos que acabó con la vida de sus dos retoños. Siglos mas tarde, la actriz Ana Belén, bajo la dirección de Plaza, encarna a este personaje en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, con muy buenas críticas. Este viernes la obra se estrena en Madrid, en el teatro Español donde estará en cartel hasta el 10 de enero. Aprovechando que el estreno coincide con el fin de semana de las elecciones generales, diario Público ha hablado con José Carlos Plaza sobre los mitos, las promesas electorales y la situación del teatro en España.



Teatro Español estrenará mañana hasta el 10 de enero 2016. EFE

Teatro Español hasta el 10 de enero 2016. EFE

 ¿Medea es buena o mala?

No soy católico. No sé lo que es bueno o malo. Es un ser humano sometido a unas presiones muy fuertes. Separada de su mundo, ella es emigrante. Creo que es un personaje comprensible.

¿Por qué la filosofía que se extrae de los mitos griegos todavía sigue vigente?

Porque son el culmen del pensamiento.

Entonces o ellos eran muy listos o nosotros muy tontos.

No eran más listos, pero si más tranquilos. No vivían sometidos a la tensión y eran capaces de reflexionar sobre ellos mismos. Tenían una profesión, que era el humanismo. El ser humano ya no reflexiona sobre si mismo, ahora piensa en cómo hacer daño al de al lado, o cómo engañar…

La guerra no es un invento nuevo.

No, y siempre habrá. El problema de la guerra va congénito con el ser humano y los griegos también tenían, pero hay una parte de su vida en la que se pusieron a pensar, y a reflexionar sobre lo que pasa el interior de las personas, no si se compra unas zapatillas de una marca o de otra, sino qué pasa con el amor, con la venganza, con el odio…

¿Cómo se entiende que una madre mate a sus hijos?

En la obra está muy bien expuesto por el texto de Vicente Molina. Medea vive en el mundo ancestral de la sangre. La sangre vivificadora que va a la tierra cual bebida. Lorca, por ejemplo, en Yerma dice: he matado a mi hijo. El sentido ritual de la sangre se encuentra en muchas civilizaciones y religiones, incluida esa tremenda cosa llamada Iglesia Católica, donde un señor padre sacrificó a su hijo, y lo mató.

Parece la fantasía Freudiana de muchos padres…

La historia del sacrificio está en todas las civilizaciones. La idea es que Medea, arrancada de sus raíces es traicionada, ya no piensa y eso le produce un desequilibrio total. Rompe con lo más sagrado, que es la maternidad, da un paso adelante.

Hace poco, la actriz norteamericana Sienna Miller abandonó una obra de teatro porque su compañero de reparto cobraba el doble que ella, ¿eso ocurre en España?

No lo sé. En España, en el mundo del teatro, hay actrices que cobran mucho más que los hombres. Nunca hemos tenido el problema del feminismo o el machismo. La mujer ha tenido un papel importante dentro las artes escénicas, te hablo de grandes actrices como Margarita Xirgu o Nuria Espert. El teatro es algo aparte. Es un mundo donde hay que exponerse y creo que la mujer lo ha hecho más. Otra cosa es la sociedad española que es machista, inculta y tremenda, con una concepción católica de la vida repugnante y que hace un daño terrible.

Entonces, ¿se trata mejor a las actrices en España que en Estados Unidos?

Un momento del pase gráfico de la obra 'Medea' con Ana Belén que da vida a la hechicera vengativa de la mitología griega y que el Teatro Español estrenará mañana hasta el 10 de enero 2016. EFE

Creo que la mujer en nuestro teatro ha tenido un papel primordial, no hay nadie comparable en importancia social como Nuria Espert, Concha Velasco o Ana Belén. También hay grandes actores, en el teatro no hay problemas de paridad.

Medea se estrena el mismo fin de semana que las elecciones generales…

Pues si, son circunstancias que no se pueden controlar. Las programaciones en el teatro se hacen con mucho tiempo de antelación, desde hace un año y quién sabía que iba a haber elecciones ahora.

¿A quien votará el domingo?

Yo soy un hombre de izquierda. Voto siempre a Izquierda Unida, he pertenecido al Partido Comunista desde hace muchos años.

¿De todos los partidos que se presentan cuál cree que va a defender mejor la cultura?

Ninguno. ¿Has oído a algún político mencionar en algún momento la palabra cultura? La cultura no es bajar o subir el IVA, claro que hay que hacerlo, pero sobre todo es dar la formación y las herramientas al ser humano para que sea capaz de discernir y de pensar. Yo creo que todos le tienen miedo.

Entonces no se sorprendió cuando en el debate a cuatro ni se tocó el tema

Ya soy un viejo escarmentado y sabía que nadie lo iba a tocar. La cultura es muy generosa, hace que un hombre y una mujer piensen y eso no interesa mucho, si no, nos habríamos ahorrado cuatro años de mayoría absoluta. En este país no piensan. España es profundamente vaga y religiosa.

¿Qué tal ve el teatro en España?

Se hace mucho teatro, pero de calidad no. La gente hace espectáculos como puede. Hay un resurgimiento que me gusta, pero esto de las salas pequeñas de cincuenta personas no da de comer a los actores y trabajan en condiciones muy malas. El teatro sale adelante porque es el ser humano frente al ser humano, pero ahora está pasando por circunstancias muy penosas porque lleva a la gente a una falta de rigor y de hacer por hacer. Se hace mucho, pero de qué comen, no tienen dinero para formarse, ¿dónde está esa enseñanza teatral gratuita?

La actriz y cantante, Ana Belén, junto al director teatral José Carlos Plaza, durante la presentación de "Medea".- EFE

La actriz y cantante, Ana Belén, junto al director teatral José Carlos Plaza, durante la presentación de "Medea".- EFE

¿Cree que los grandes deberían apoyar a los nuevos y no tirar siempre de las mismas figuras?

Es muy complicado, porque es un círculo vicioso… Las nuevas figuras, ¿cuales? Ese es el problema, ¿las de televisión? Esas no valen para nada, quiero decir, en general. Hay que tirar de la gente que se está formando y hay muchos que tiran de ellos, pero luego el público quiere ver a los grandes porque es normal, los que van a ver una obra quieren ver a la gente grande del teatro. No me refiero a famosos sino a actores de verdad, profesionales. Lo que hacemos muchos es unir: por arriba grandes figuras y por debajo profesionales.

A los actores les cuesta encontrar trabajo…

Siempre le digo a los jóvenes que yo nunca he buscado trabajo, y lo he pasado mucho peor que ellos. Con el grupo TEI muchas veces comía solo mortadela pero generábamos obras. El problema está en que los actores buscan y tienen que entender que ellos son los que deben crear empleo.

¿Falta iniciativa?

Tienen miedo a arriesgarse. Nuestro pasado fue más terrible que el de ahora, pero había algo y es que nosotros teníamos ideales e íbamos a por ello costara lo que costara. Se ha perdido el decirse a uno mismo: quiero esto y lo voy a conseguir como sea.

Para terminar con Medea, ¿qué aporta Ana Belén al personaje de Medea?

La fuerza física y su enorme capacidad interior y una calidad técnica que muy pocas actrices tienen. Si vas a ver un espectáculo suyo te das cuenta que desde la uña del pie hasta su último pelo se mueven acorde con lo que está diciendo. Es brutal su armonía con su trabajo y su belleza inenarrable.