Público
Público

José Luis Garci: "No sé muy bien qué es esta película"

El director ha presentado hoy en Madrid su nuevo trabajo, 'Holmes & Watson. Madrid Days', un film que ni él mismo sabría calificar y que se estrena este viernes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un día como otro cualquiera de 1998 José Luis Garci paseaba junto a Eduardo Torres Dulce (ahora Fiscal General del Estado) por la calle Génova cuando una conversación entre ambos derivó en lo que es el nuevo trabajo del director, Holmes & Watson. Madrid Days. Hablaban sobre Sherlock Holmes y lo interesante que sería contar una visita del popular personaje de Arthur Conan Doyle al Madrid del siglo XIX. Hace como cosa de un año y medio recuperó la idea y se puso a ello. El resultado, una película complicada de clasificar que dura dos horas y cuarto. 'Si hubiese sido más valiente habría durado tres horas', bromea Garci.

La película ha sido presentada hoy en Madrid con el elenco de la misma al completo y un director agradecido a todos por el esfuerzo que han hecho para que el proyecto saliese adelante (alguno ni siquiera han cobrado). Rodar Holmes & Watson ha sido 'un milagro'. Sin embargo, Garci no cree que el problema del cine sea tanto que la entrada cueste un euro más o menos sino el hecho de que 'se ha perdido la costumbre de ir al cine'. Augura un futuro un tanto negro. 'Ahora que el cine se está acabando, planteo que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, le diga al Prado que ponga una sala para que vayamos a ver a Chaplin igual que vamos a ver a Van Gogh'.

Volviendo a su último trabajo, Garci reconoce que no tiene claro qué es en realidad Holmes & Watson, como tampoco sabría decirlo de otras tantas películas. Dice que cuando le preguntaron en el Ministerio a la hora de inscribirla no supo muy bien qué decir y todavía hoy, con el trabajo terminado, sigue sin tenerlo muy claro. 'No es ni de misterio, ni un drama, ni una comedia romántica... en realidad no sé muy bien qué es'. Reconoce también que ha hecho una película muy a su ritmo, tomándose su tiempo. Mucho fundido para pasar de una escena a otra, diálogos cargados de sentencias, escenas sin palabras, mucha música y un arranque y un final que bien podrían haber sido otros. Le gustan 'las películas que no empiezan ni acaban'.

Holmes & Watson cuenta cómo los personajes creados por Conan Doyle viajan a Madrid siguiendo la pista de Jack el destripador. El argumento, de entrada, resulta desconcertante. Pero eso a Garci no le preocupa. 'El motivo es lo de menos', declara Garci, quien cita a Alfred Hitchcock para justificarlo. Lo de Jack el Destripador no es más que el McGuffin que lo desencadena todo, como diría el maestro del suspense. El siglo XIX era la época del asesino en serie más conocido, así que aprovecha el momento histórico para contar la historia que le interesa: un retrato del Madrid y la España de la época. Oscuridad, corrupción urbanística, banqueros... Diálogos y tramas que recuerdan mucho a los días de hoy, pero que Garci asegura que no ha sido intencionado. 'Tú haces una película y luego sale lo que sale'.

Y lo que ha salido es una película que quizás no guste a los seguidores de Holmes más puritanos por mucho que Garci considere que no hay motivo de queja. 'Si no se han enfadado con Guy Ritchie que le puso a hacer kung fu...'. El director declara que no es un seguidor acérrimo de las novelas de Conan Doyle como lo es Torres Dulce, el otro ideólogo del argumento, pero que tenía claro desde un principio quiénes iban a ser los Holmes y Watson españoles y que ha sido respetuoso.

Al primero, Gary Piquer, lo escogió tras verle en un trabajo anterior y porque al ser de origen escocés habla inglés perfectamente. Motivo irrelevante si se tiene en cuenta que apenas dice un puñado de frases en la lengua de Shakespeare. Curiosamente, los personajes hablan en perfecto español cuando están en Londres. Algo que no llamaría la atención si no fuese porque escribir escriben en inglés. Quizá esto sea solo una paradoja sin importancia. Para Watson eligió al andaluz José Luis García Pérez por ser un tipo atractivo. Lo del acento también era lo de menos. Como bromeaba el propio actor en la rueda de prensa. 'Si Adrien Brody hace de Manolete', ¿por qué no iba a poder ser él Watson? Garci elige a sus actores a dedo, porque es de los que se empapa de cine y televisión y conoce de lo que es capaz cada uno antes de contratarles. Se declara enemigo de hacer pruebas a los actores porque las considera 'humillantes'.