Publicado: 20.08.2015 21:52 |Actualizado: 21.08.2015 07:30

El archienemigo de los fans de Marvel

Josh Trank, el director del reboot de la saga ‘Cuatro Fantásticos’ queda sepultado bajo los reproches del equipo de la película, del estudio, de los críticos y de los fans. Estos últimos, además, mantienen una campaña para que los derechos de la saga vuelvan a Marvel

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:
La película 'Cuatro Fantásticos'.

La película 'Cuatro Fantásticos'.

MADRID.- Del cómic al folletín. La nueva película dedicada a los Cuatro Fantásticos, el primer equipo de superhéroes creado por Stan Lee y Jack Kirby para Marvel, se ha rodeado de tanta polémica y ha levantado tal cantidad de rumores y de rivalidades que ha mutado y de cómic ha pasado a folletín. Producida por 20th Century Fox, el villano de la historia ha resultado el director, Josh Trank, un novato en medio de una superproducción que, seguramente, no ha sabido calcular el auténtico poder de los grandes estudios de Hollywood.

La película, más allá de la bronca, tiene un buen arranque –emocionante y con homenaje incluido- y una efectiva presentación de personajes, con unos actores correctos. Los problemas aparecen en la segunda mitad de la historia cuando se esperan los grandes momentos de acción. Cierto que esto dura muy poco, y cierto también que dura tan poco que ese es el mayor desacierto del filme. Cuatro Fantásticos es una película que empieza y empieza y, repentinamente, termina. Pero no es la penosa chapuza en que han querido convertirla los críticos americanos, que se han cebado con Josh Trank.



La máquina de teletransporte

Inspirada en la serie Ultimate Fantastic Four, creada por Mark Millar con guiones de Brian Michael Bendis, y donde se reinventaron los orígenes de los personajes, la película presenta a Red Richards (luego será Mr. Fantástico) con doce años, un pequeño genio que está construyendo una máquina de teletransporte en el garaje de su casa. Su amigo Ben (la Cosa) le ayuda y le acompaña siempre. También en la feria científica del instituto donde el doctor Franklin Storm les descubre. Así, Reed pasa a formar parte del equipo que trabaja en el Instituto Baxter de Nueva York y donde están Sue (Mujer Invisible), una joven kosovar adoptada por el profesor en la infancia; Johnny (Antorcha Humana), también hijo de Storm, y un joven genio marginal, Victor von Doom (Doctor Muerte).

Una noche, los chicos deciden probar su máquina antes de que se la arrebate la NASA, el Ejército o cualquier otra poderosa institución del país. Se teletransportan a una nueva dimensión, a un planeta rebosante de energía, donde desgraciadamente se produce una explosión. Todos resultan heridos y sufren la pérdida de Victor von Doom. Lo siguiente es el conflicto de cada uno de ellos intentando digerir que se han convertido en una especie de frikis y procurando superar el pánico que les ha invadido.

Las quejas de los fanáticos

Los fanáticos de la serie original de Marvel pusieron el grito en el cielo antes de que comenzara el rodaje, ya cuando se enteraron de que el cine iba a trabajar sobre los Ultimates. Algunos no asimilaron que Antorcha Humana fuera negro, aunque, insistieron en que no era racismo sino supuesta lealtad al cómic. Atroz. Y ninguno, sin excepción, perdonará nunca jamás a Josh Trank que no haya vestido a los personajes con el traje azul que siempre han lucido estos superhéroes. Intolerable.

El director de 'Cuatro Fantásticos', Josh Trank./ FOX

El director de 'Cuatro Fantásticos', Josh Trank./ FOX

Por si fuera poca tanta sandez –al fin y al cabo, lo único que tienen que hacer es no ir a ver la película-, un grupo de estos fans ha lanzado una campaña en change.org demandando a 20th Century Fox para que venda los derechos de Cuatro Fantásticos a Marvel Studios.

El estudio y los críticos

Todo ello, convenientemente manejado podría haberse convertido incluso en un elemento de promoción de la película. Lo que ésta no iba a aguantar de ninguna manera iba a ser la pelea pública que mantuvo el director con los estudios, el director con los actores y el director con los críticos, especialmente con estos últimos. Después de que los especialistas emitieran su veredicto, Trank se defendió a sí mismo con un tuit en el que dijo: "Hace un año tenía una fantástica versión de esto y había recibido grandes críticas. Probablemente nunca la veréis. Esa es la realidad". Nueve minutos después borró lo escrito.

Los fans han lanzado una campaña en Change.org demandando a 20th Century Fox para que venda los derechos de 'Cuatro Fantásticos' a Marvel

Lo siguiente fue la inmediata aparición de rumores sobre la forma de dirigir de Trank, a quien se le tachaba de intransigente y algo tirano. Llegaron a decir que había estado a punto de pelearse a puñetazos con el actor Milles Teller (Mr. Fantástico) y que convirtió el trabajo de Kate Mara (Mujer Invisible), que había sido una imposición del estudio, en un infierno. Para rematar despidieron a Trank de los spin-off de Star Wars que se están desarrollando. El resultado del primer fin de semana en taquilla fue, además, decepcionante, con 25,6 millones de dólares cuando las previsiones eran de 50.

¿Hasta dónde alguna o casi todas las acusaciones que se han vertido sobre unos y otros son ciertas? Es prácticamente imposible saberlo. Si Fox ha presionado más de la cuenta a Trank, si éste no cubría las expectativas del estudio, pero nadie se atrevió a pararle a tiempo, o si verdaderamente no se consiguieron escenas de suficiente calidad para armar un montaje un poco más equilibrado… es un misterio. Lo que es real es el cambio de tono de la historia, la desaparición de secuencias que estaban en el tráiler y no existen ahora en la película, pequeños conflictos no cerrados, poca acción y una resolución ‘fantásticamente’ rápida. Además de un villano con un aspecto muy burdo y una peluca que se nota más de lo debido. Nada de ello, sin embargo, consigue destrozar completamente una película que, a cambio, tiene un comienzo tierno y consigue un interesante vínculo entre los personajes.

Etiquetas