Público
Público

"Jubilarse no es de reyes"

Hugh Thomas revive la época de conquistas en El imperio español de Carlos V'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Carlos fue un personaje asombroso. Ninguno de sus antecesores tuvo sus ambiciones [...]. Fue el principal estadista de su época y daba por descontada su propia grandeza. El Nuevo Mundo le parecía algo que merecía y necesitaba, pero no le sorprendía. Nueva España se le antojaba una evolución natural', escribe Hugh Thomas (Windsor, 1931) en El imperio español de Carlos V. Continuación de aquel primer tomo dedicado al descubrimiento de América y los primeros años de colonización que fue El imperio español: de Colón a Magallanes (2003), su nuevo libro pone la lente ahora en el periodo entre 1520 y 1560, que coincide con su reinado, así como en las figuras de Hernán Cortés y Pizarro. 'Sobre todo, quería centrarme en el Nuevo Mundo, en la expansión fuera de España. La colonización de entonces es responsable del mapa actual', dice a Público el hispanista.

'La barbarie de los españoles se debió a su miedo, su aislamiento y su incertidumbre', escribe Thomas sobre las masacres en América, aunque también jugó su papel la religión, la fiebre del oro y hasta las novelas de caballerías, tan populares entonces. 'Había cuatro motivos en las conquistas. Uno es la codicia. Otro, el deseo por la gloria. Otro fue la intención de ampliar las fronteras del cristianismo. Y, finalmente, la curiosidad, que fue fundamental: entonces se creía todo lo que se decía sobre el Amazonas', resume.

'La colonización de entonces es responsable del mapa actual'

En su opinión, el caso de la conquista de Perú por Francisco Pizarro ilustra a la perfección el horror, las matanzas, los saqueos y la destrucción de los conquistadores en aquellas tierras. Incluidas las utilización como aliados de grupos de indígenas contrarios del poder establecido y las luchas internas entre los propios españoles, 'algo que se hizo por dinero: la gente de Diego de Almagro fue excluida de la fortuna ganada por Pizarro; un conflicto que se alargó años'. De la misma forma, Cortés ejemplifica la figura del conquistador. 'Sufrió todos los motivos anteriores en su piel y en el mismo viaje: Cortés se interesó en el oro, pero también por el sacrificio humano de la religión cristiana. Era mucho más cristiano después de la conquista que antes', explica.

La parte final del libro está centrada en el debate moral sobre los indígenas llevado a cabo por De las Casas y Sepúlveda al final del reinado de Carlos V, algo que en su opinión hace única la conquista española: 'Cuando Julio César conquistó Gran Bretaña no se planteó si los británicos tenían alma. Tampoco portugueses o persas. Sólo España usó este argumento'.

España fue el único país que se planteó si los indígenas tenían alma

Para Thomas, Carlos V 'fue un visionario, un erasmista y hombre de honor', aunque 'había muchos Carlos V. El de los años viente [del siglo XVI] no era el mismo que el de los cincuenta, cuando, la gota influía terriblemente en él. Por eso fue uno de los pocos monarcas que se jubilaron. Porque la jubilación no es cosa de reyes. Ni reinas', bromea, y asegura que también será el caso de la reina de Inglaterra actual y 'probablemente' de Juan Carlos. En un tercer libro, Thomas se centrará en la figura de su hijo, Felipe II, la conquista de Filipinas 'y su decisión de no continuar la expansión de España hacia China y Japón'.

DISPLAY CONNECTORS, SL.