Publicado: 04.10.2016 14:50 |Actualizado: 05.10.2016 07:00

El juego de las apariencias
de 'American Gothic'

AMC estrena este miércoles, a partir de las 22:10 horas, este thriller con drama familiar
y asesino en serie incluidos producido por Steven Spielberg.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
'American Gothic' presenta a una familia con mucho que ocultar.

'American Gothic' presenta a una familia con mucho que ocultar.

Un accidente, el desprendimiento de una parte del techo de un túnel, es el desencadenante de la descomposición de una familia bien de Boston que ve cómo su estructura descompuesta de puertas para dentro se resquebraja aún más por un secreto guardado durante años por una facción del clan que amenaza con salir a la luz pública. Ese pedazo de hierros y hormigón que se desprende sobre el capó de un coche causando un accidente múltiple deja al descubierto un cinturón, una prueba clave en el caso de un asesino en serie hace década y media aterrorizó a la ciudad. ¿Cómo llegó hasta allí?

Eso casi es lo de menos. Lo importante es lo que este hallazgo desencadena en una familia formada por un matrimonio y sus cuatro hijos en la que cada cual es más extraño e, incluso, inquietante. El padre, Mitch (Jamey Sheridan), sufre un infarto durante la rueda de prensa dada por Alison (Juliet Rylance), su hija mayor, que intenta paliar los efectos negativos que pueda tener el accidente en su candidatura a la alcaldía. La repentina hospitalización del cabeza de familia deja al descubierto un secreto que ocultan él, su esposa (Virginia Madsen) y su hijo mayor Garrett (Antony Starr), que regresa después de años fuera con un aspecto tan descuidado como siniestro.



Y completando el círculo, los dos hijos menores. Cam (Justin Chatwin), exdrogadicto, dibujante y padre de un tétrico niño (Gabriel Bateman) que parece sacado de una película de Tim Burton. Y Tessa (Megan Ketch), la inocente hija casada con un policía (Elliot Knight) encargado de investigar el caso de ‘Silver Bell Killer’, un prolífico asesino en serie que durante años trajo en jaque a la ciudad de Boston y a sus agentes. En la escena del crimen dejaba una campana de plata (de ahí el sobrenombre) como las que Tessa encuentra en la lujosa mansión de la familia cuando ayuda a su hermano a buscar sus drogas. La semilla de la duda acaba de sembrarse en la familia y el espectador. Parece claro que el asesino es uno de ellos, pero ¿quién? ¿El padre? ¿El hijo pródigo?

Y esa no es la única pregunta que despierta American Gothic, ¿actuó sólo el asesino o alguien más de la familia está implicado? Preguntas y más preguntas que se irán respondiendo a lo largo de los trece capítulos de una primera temporada que de momento es la única. CBS, que emitió la serie durante el verano, aún no se ha pronunciado sobre una posible renovación o una cancelación de American Gothic, aunque su creadora, Corina Brinkerhoff, confesó a The Wrap que tiene pensada una continuación. Si embargo, la crítica estadounidense no parecen estar de su lado y medios como The Hollywood Reporter y Variety la destrozaron nada más verla.

AMC estrena este miércoles una serie producida por Steven Spielberg que si bien no llega abalada por la crítica de su país, lo cierto es que cuenta con un piloto bien planteado y plagado de pistas

AMC estrena este miércoles una serie producida por Steven Spielberg que si bien no llega abalada por la crítica de su país, lo cierto es que cuenta con un piloto bien planteado, plagado de pistas y que presenta, con pinceladas más o menos precisas, a cada uno de los seis personajes principales. Basta un solo episodio para hacerse una idea de las debilidades y puntos fuertes de cada uno y de la relación existente entre ellos. El piloto de American Gothic es como una historia de Agatha Christie contada con una cámara y con un tono muy tétrico cargado de misterio y cierta oscuridad que invita a quién lo ve a hacer su propia quiniela sobre qué fue lo que ocurrió, quién es el culpable y quiénes sus cómplices. El problema, vistas las críticas, puede estar en el desarrollo y qué derroteros toma la trama.

'American Gothic' arranca con una pareja joven, guapa y feliz que va a visitar a la familia de ella y pronto se convierte en una serie claustrofóbica, con una casa enorme, barroca y oscura

American Gothic arranca con una pareja joven, guapa y feliz que va a visitar a la familia de ella y pronto se convierte en una serie claustrofóbica, con una casa enorme, barroca y oscura en la que nadie es lo que dice ser y nadie es lo que parece ser. Un juego de las apariencias en el que hay que entrar y dejarse llevar para descubrir quién es el asesino y desentrañar todo el caso y las consecuencias para la familia en sus 13 episodios. Renueve o no, el final, emitido hace un mes en Estados Unidos, cierra la puerta de la mansión de los Hawthornes como prometió de inicio su creadora, Corina Brinkerhoff.

Quizá ese juego de las apariencias que mantiene esta familia afecte también a la serie en sí misma y lo que parece ser un drama cargado de misterio acabe convirtiéndose en otra cosa y de ahí el desencanto estadounidense y las dudas de CBS a la hora de renovarla por una segunda temporada.