Publicado: 21.09.2015 08:15 |Actualizado: 21.09.2015 20:00

'Juego de Tronos' y 'Veep' impulsan a la factoría HBO a lo más alto en los Emmy

La serie de fantasía logra 12 galardones, todo un récord en la historia de los premios. La comedia protagonizada por Julia Louis-Dreyfus desbanca a 'Modern Family', la gran favorita. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Los integrantes de 'Juego de Tronos' posan con sus galardones. / PAUL BUCK (efe)

Los integrantes de 'Juego de Tronos' posan con sus galardones. / PAUL BUCK (efe)

LOS ANGELES.— La serie de fantasía Juego de Tronos se coronó esta pasada madrugada como la reina de la 67ª edición de los premios Emmy con un total de 12 galardones, el mayor número jamás registrado en una ceremonia, aunque dejó espacio para que Jon Hamm y Viola Davis hicieran historia con sus respectivos galardones.

Juego de Tronos, que llegaba a la gala con 24 nominaciones y ocho premios en categorías técnicas —entregados la semana pasada—, sumó en el Teatro Microsoft de Los Ángeles cuatro más: los de mejor drama, actor de reparto (Peter Dinklage), mejor dirección (David Nutter) y mejor guión (David Benioff y D.B. Weiss).



"No he preparado nada; de hecho, estaba masticando chicle", declaró un asombrado Dinklage tras recibir el galardón.

El premio de mejor drama lo entregó el comediante Tracy Morgan, recuperado tras un accidente de tráfico que puso en peligro su vida.

Por su parte, Jon Hamm (Mad Men) se alzó por fin con la estatuilla al mejor actor de drama tras ocho nominaciones consecutivas. "Esto ha sido un error terrible, claramente. Me parece increíble e imposible que esté aquí hoy", afirmó el actor, visiblemente emocionado al despedir de esta manera al publicista Don Draper, el personaje que le cambió la vida. El de Hamm pasará a la historia como el único Emmy obtenido por los actores de Mad Men.

Además Davis (How to Get Away With Murder) se convirtió en la primera mujer negra que gana el Emmy como mejor actriz de drama. "Lo único que separa a las mujeres negras de las demás son las oportunidades", declaró. "No puedes ganar un Emmy por papeles que, simplemente, no existen", añadió.

El de Hamm pasará a la historia como el único Emmy obtenido por los actores de Mad Men

El título de mejor actriz secundaria fue para Uzo Aduba (Orange is the New Black), su segunda victoria seguida. Entre lágrimas y completamente emocionada, Aduba indicó: "Quiero decir las gracias mil veces".

Otro producto de HBO, Olive Kitteridge, reclamó el protagonismo con ocho estatuillas —dos técnicas—, entre ellas las de mejor serie limitada, mejor actor (Richard Jenkins) y mejor actriz (Frances McDormand) en el terreno de mejor serie limitada o película para televisión.

Jenkins, con su primer Emmy en las manos, dio las gracias "a las increíbles mujeres que hicieron posible Olive Kitteridge" y dedicó el triunfo a su esposa, con la que contrajo matrimonio hace 46 años.

Por su parte, la oscarizada Frances McDormand, que también obtiene el primer Emmy de su carrera, declaró: "Estamos todos aquí por el poder que tiene una historia bien contada. A veces eso es suficiente".

Asimismo, un ausente Bill Murray se hizo con el galardón al mejor actor secundario, Jane Anderson logró el de mejor guión y Lisa Cholodenko el de mejor dirección.

Regina King (American Crime) completó los premios en las ramas de interpretación con el Emmy a la mejor actriz secundaria.

En el terreno de la comedia

Una de las grandes sorpresas fue la victoria de Veep como mejor comedia —premio entregado por el veterano Mel Brooks—, un terreno dominado en las últimas cinco ediciones por Modern Family.

Modern Family aspiraba a su sexto Emmy consecutivo, de forma que hubiera superado el récord que comparte junto a Frasier en esa categoría.

Veep sumó cinco galardones en la velada, entre ellos los de mejor actriz y mejor actor secundario que fueron a parar a Julia Louis-Dreyfus y Tony Hale, respectivamente. También cinco premios obtuvieron American Horror Story: Freak Show y Transparent.

Se trata del cuarto Emmy consecutivo y el sexto en la carrera de Dreyfus, que se impuso, entre otras, a Amy Poehler (Parks and Recreation), quien acumula 17 nominaciones sin alzarse con la victoria.

Una de las grandes sorpresas fue la victoria de 'Veep' como mejor comedia, un terreno dominado en las últimas cinco ediciones por 'Modern FamilY'

Además, Hale repite el premio que consiguió hace dos años. Esta vez quedó por delante de favoritos como Ty Burrell (Modern Family).

Por su parte Jeffrey Tambor se llevó el galardón al mejor actor de comedia por Transparent, donde encarna a una transexual llamada Maura Pfefferman.

"Se lo dedico a la comunidad transgénero. Gracias por vuestra paciencia, coraje, inspiración, vuestras historias... Gracias por dejarnos ser parte del cambio", manifestó.

Es la primera victoria para el actor tras siete candidaturas. Las seis anteriores le llegaron como actor secundario.

Asimismo, Allison Janney ganó la estatuilla a la mejor actriz secundaria de comedia por Mom. Se trata del séptimo Emmy que consigue. Anteriormente obtuvo cuatro por The West Wing, uno por Masters of Sex y otro por Mom.