Público
Público

Lady Gaga eclosiona en los Grammy

Arcade Fire se lleva el premio al mejor disco del año y Alejandro Sanz el de mejor álbum latino, en una ceremonia en la que Lady Gaga volvió a dar la nota

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sorpresa en los premios Grammy, donde la banda canadiense Arcade Fire se llevó el codiciado galardón a mejor disco del año, desplazando al rapero Eminem, que partía como claro favorito.

En una ceremonia dominada por artistas pop, R&B y hip-hop, pocos expertos habrían dado oportunidades reales a la banda de Montreal de llevarse el premio principal.

Ellos quedaron tan sorprendidos de oír a la presentadora Barbra Streisand anunciar su nombre que ofrecieron una presentación no anunciada para cerrar el show. La banda recibió el premio por su álbum The Suburbs, que encabezó las listas de los más vendidos en Estados Unidos y Canadá el año pasado. '¡Guau!', acertó a decir Win Butler, el líder de la banda, entre varias palabras malsonantes, producto de la sorpresa. 'Estamos muy contentos, muchas gracias', agregó.

El trío de música country Lady Antebellum se llevó la mayor cantidad de estatuillas, triunfando en cinco de seis categorías, incluyendo las categorías de mejor canción y mejor grabación del año.

Lady Gaga llegó a la ceremonia metida en un huevo

Eminem, quien fue nominado en 10 categorías, se fue a la casa sólo con dos premios. Tras su exitoso disco de regreso grabado después de dejar atrás una adicción que casi le cuesta la vida, se esperaba que dominase el evento. La extravagante cantante de música pop Lady Gaga y el rapero Jay-Z se llevaron tres premios cada uno, dejando atrás a Eminem en el proceso.

La ganadora del premio a mejor artista nuevo también fue una sorpresa, con la bajista estadounidense Esperanza Spalding imponiéndose sobre artistas como Justin Bieber y Drake. Por su parte, Alejandro Sanz se llevó el Grammy a mejor album latino por Paraiso Express.

La gala, de tres horas y media, arrancó con un homenaje a la altura de Aretha Franklin, 'la reina del soul', que se recupera en su casa de Detroit de un cáncer de páncreas, con las voces de Christina Aguilera, Martina McBride, Florence Welch, Jennifer Hudson y Yolanda Adams. 'No os podéis imaginar lo emocionada que estoy', dijo Franklin en un mensaje grabado. 'Gracias por vuestros deseos y oraciones. Me hubiera encantado estar con vosotros, así que el año que viene, ¿vale?', agregó ante los aplausos de los espectadores.

Christina Aguilera estuvo cerca de irse al suelo tras el homenaje a Aretha Franklin

Precisamente durante el homenaje a Franklin, ocurrió una de las anécdotas de la noche. Christina Aguilera, cuyo año no ha podido empezar peor después de su pifia en la Super Bowl, donde cambió la letra del himno de EEUU;  estuvo a punto de caerse en directo al final de la canción. Por suerte para ella, sus compañeras de actuación estaban allí para agarrarla y evitar que terminara en el suelo. 

La ceremonia contó con actuaciones espectaculares entre las que sobresalieron las de Lady Gaga ('Born This Way'), Muse ('Uprisig'), Bob Dylan -con su sempiterna armónica- junto a Mumford and Sons ('Maggie's Farm') y el recital de música negra con el R&B y el soul de Bruno Mars, B.o.B y Janelle Monae, al interpretar 'Nothin' On You', 'Grenade' y 'Cold War'.

Gaga volvió a dar la nota. Primero con su entrada en la alfombra roja 'incubada' en un huevo gigante o capullo, después con la potente presentación de su nuevo sencillo, 'Born This Way', y finalmente con su atuendo, enfundada en un delirante vestido de cuero, al recibir uno de los premios.

La temperatura fue en aumento con la aparición de Rihanna y Eminem, que interpretaron 'Love The Way You Lie'. La cantante de Barbados repitió bajo los focos junto a Drake con 'What's My Name', donde lució un espectacular vestido rojo que resaltaba su figura.