Público
Público

Laila Ripoll da el poder a las mujeres en clave de Chaplin

Mérida estrena la versión de la directora de 'La asamblea de las mujeres', de Aristófanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Cada uno mira sólo a su particular provecho y la cosa pública anda cojeando', dice en uno de sus discursos Praxágora, protagonista de La asamblea de las mujeres, comedia firmada por Aristófanes en el 391 a.C. La obra, adaptada por José Ramón Fernández, que dirige Laila Ripoll, se estrena esta noche en el Teatro Romano de Mérida.

'Esta Asamblea de las mujeres nace de un texto arcaico y con carencias dramáticas, pues fue escrito hace casi 2.500 años, y se ha convertido en contemporáneo y del siglo XXI', dice la directora a Público. José Ramón Fernández ha captado lo ingenioso y desvergonzado de Aristófanes para enlazarlo con un homenaje al universo de la comedia clásica del cine de Chaplin y Wilder.

En esta ocasión, Praxágora y las mujeres que la siguen viven en los años veinte, tomarán el mando de un gobierno en crisis infiltrándose en la asamblea, disfrazadas de hom-bres. El poder pasa a ellas.

¿Aún hoy tienen que disfrazarse las mujeres? 'Recuerdo que hace poco una política que se presentó en el Congreso de su país con un bigote, aún hay que disfrazarse para que te tomen en cuenta y sientas que estás ahí', dice Ripoll. La directora opina, que si necesitamos leyes de igualdad y paridad es porque estas, en realidad, no existen.

'En los años veinte y treinta la mujer sale a la calle, va a la universidad, se quita el corsé y explota, gracias a la República', recuerda Ripoll. El texto que escribió Aristófanes a modo de burla ha conseguido, con el paso del tiempo, una lectura, si no feminista, sí de necesidad de 'no conformarse, intentar algo porque el mundo no funciona'.

Esta rebelión femenina sucede 'en un país de tebeo, con estética de cómic de Tintín'. La razón, explica la directora, reside en la relación plástica existente entre el humor de Aristófanes y esos cómics.