Público
Público

"Le damos las gracias a Urdangarin por tanta inspiración"

Selu Cossío. Letrista del Carnaval de Cádiz. Este año rinde homenaje al Bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

José Luis García Cossío, un gaditano de medio siglo aunque no lo parezca, lleva 20 años retratando, en el Carnaval de Cádiz, a los tipos que cualquiera se cruza por la calle, desde los borrachos de Quien la lleva la entiende (1992), a Los Ricos, Los Titis de Cádiz, Las Marujas, Los Lacios o Los enteraos, entre muchas otras. Selu –ese es su nombre de guerra– fue peluquero antes que guionista de Los Morancos y de numerosos programas de radio y televisión. Este año, él, que se define como “un gran parado, socio fundador del Inem”, rinde homenaje al Bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812, a través de una surrealista pero ajustada caricatura de las supuestas limpiadoras del Oratorio de San Felipe Neri de la capital gaditana, donde se proclamó La Pepa hace dos siglos.

Los integrantes de su chirigota se hacen llamar esta vez Viva La Pepi y sacan punta a la crisis y a la corrupción, cubo y fregona en ristre, bajo dos capas de maquillaje, guantes, unos zuecos de plástico comprados en los bazares chinos y un eterno cigarrillo cargado de cenizas entre sus dedos de uñas superlativas. Una cuarteta de su popurrí, en el que aludían “al Urdangarin y la Urdangarana” arrasa en YouTube, aunque la suprimieron en su segundo pase por el concurso. Selu asegura, irónico, que decidieron suprimirla por criterios técnicos, pero le hace gracia que corra la voz de que la censuraron desde La Zarzuela: “Nuestra letra atentaba claramente contra la estabilidad de la monarquía”, bromea, mientras encara la semana decisiva del concurso del Gran Teatro Falla, donde esta noche se celebra la gran final para dirimir los primeros premios en materia de chirigotas, coros, cuartetos y comparsas.

¿Es verdad que hay quien dice que la Casa Real os censuró esa cuarteta?

Bueno, en realidad fue el rey quien, personalmente, a través de un comunicado, nos sugirió que la cambiáramos. El no lo llama censura exactamente, sino que se trata de un simple consejo, de que no debíamos seguir por ese camino, así que nos hemos visto obligados a corregir por el deterioro de la institución en sí.

¿De qué se canta este año en el Carnaval?

En cuanto a temas, yo creo que se lleva la palma la Casa Real, a la que tenemos que agradecerle muchísimo, sobre todo a Iñaki, por tanta inspiración. Sin embargo, ese asunto eclipsa otros temas que quedan en segundo plano, como la crisis, y luego asuntos más locales como la tardanza en construir el segundo puente sobre la Bahía de Cádiz. Claro que no me extraña si Rajoy ya ha anunciado que va a suprimir todos los puentes.

El carnaval ya rebosó hace tiempo las murallas de Cádiz. Ahora, sus agrupaciones actúan a lo largo de todo el país y durante todo el año. Sin duda, una alternativa al paro de la ciudad.

El carnaval obedecía antiguamente a la tradición. Se celebraba en una fecha concreta, bajo una norma y unos conceptos que luego por sí mismos se han ido desvaneciendo. El carnaval se nos ha ido de las manos a dios gracias. Es tan grande que cada uno tiene un concepto de lo que hace, una idea. Hay gente que se deja llevar más por el espectáculo y otros que van más a las raíces. El carnaval es como el queso payoyo, que de hacerse en la sierra de Cádiz pasa a ponerse de moda. Yo hago magdalenas en casa y no se si quedarán en el vecindario o las probará todo el mundo. Eso ocurre con nuestros carnavales.

¿Es más fácil escribir para carnaval siendo de izquierdas o de derechas?

Cuando ha gobernado la derecha, la gente ha tirado mucho, pero nos sentimos más indignados cuando nos fallan los gobiernos de izquierda, porque la consideramos algo nuestro. La derecha la hemos tenido siempre como algo que se da por criticado de antemano.

A Cádiz la llamaron La Tacita de Plata por lo limpia que fue esta ciudad. Pero ¿hace falta ahora que la Pepi la baldee, que le de un repasito?

“Cádiz, como la plata”, ese era el eslogan. Aquí, sobre todo, hay que limpiar cosas no físicas, no tangibles. Hay que hacer una limpieza a fondo de otras cosas.

De entre todos los personajes a los que ha parodiado su chirigota, ¿con cuál se queda?

Soy muy titi habiendo sido muy lacio, de todo tengo un poco, menos de los ricos, un sueño. De los borrachos, por supuesto. Todos tienen más o menos rasgos de mi vida. Lo que he sido y soy se esparce entre todos los personajes. Pero siempre me he sentido muy titi.