Público
Público

De leñazos y escatología

Llega Niños Grandes, dirigida por Dennis Dugan.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como cada año por estas fechas, los cines se llenan de comedias familiares procedentes del otro lado del Atlántico. La fórmula es sencilla: un grupo de actores conocidos y expertos (o quasi) en hacer reír, una historia apta para todos los públicos y promoción luxury, ingredientes básicos del éxito en taquilla.

Niños Grandes, dirigida por Dennis Dugan, docto del género gracias a títulos como Zohan: licencia para peinar o Un papá genial. Con un reparto encabezado por Adam Sandler y Salma Hayek, el filme cuenta la historia de cinco amigos que se encuentran después de 30 años en el funeral de su antiguo entrenador de baloncesto.

Durante un fin de semana, el equipo y sus respectivas familias se mudará a una casa en el lago, ansiando revivir viejos tiempos. Humor y situaciones divertidas muy al estilo USA, usando, como herramientas infalibles, los leñazos y el recurso eficaz de la escatología.

Sorprende la participación que tienen los niños en el desarrollo de la trama, lo que aparta a Sandler de su gamberrismo habitual y lo caracteriza en un papel mucho más armónico con sus 43 años. Le acompañan en la pantalla Chris Rock, Kevin James, Rob Schneider y David Spade, nombres asiduos en este género.

'Intentamos ser responsables con nuestros hijos, pero cuando estamos solos nos comportamos como niños'

El reparto masculino de la película llegó a Palma para presentar el filme, coincidiendo con su estreno en los cines de toda España. Adam Sandler, que como su papel parece resistirse a crecer, admitió en rueda de prensa “en la vida real somos iguales que los  personajes. Intentamos ser responsables con nuestros hijos, pero cuando estamos solos nos comportamos como niños”.

El norteamericano calificó la película como “destinada a todo el mundo. A pesar de que el guión contiene ciertas bromas que no son comunes, nadie se horrorizará al verla”. Parte del secreto de que los chistes encajen tan bien en el filme es la química entre los actores, que salta a la vista. Han confesado que no descartan seguir trabajando juntos “pero sin cansar a la gente”, apuntó Spade.

Adam Sandler confiesa estar sentirse bien en su papel como guionista y productor, cosa que hace habitualmente desde 2002, ya que como él mismo reconoce, “no hay nada mejor que escribir para uno mismo. Yo soy un cómico y conozco cuáles son mis mejores voces cómicas. Como todos, quiero sacar lo mejor de mí mismo y por eso me gusta ser el que maneja los hilos”.

El actor, ante la pregunta de si alguna vez cambiaría de género, contestó que no “Pretendo hacer un cine familiar y divertido, que a mí me divierta y a la gente también. Además, la comedia me permite llevarme a mis hijos al trabajo, y pasar más tiempo con ellos”.