Público
Público

Leonard Cohen, escala peregrina

Cohen desgranó ayer en Ourense las canciones que han convertido su voz y su estilo en leyenda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sobre un escenario zen, Leonard Cohen, traje oscuro y sombrero, desgranó ayer en Ourense las canciones que han convertido su voz y su estilo en leyenda, comenzando por Dancing to the end of love. Rodilla en tierra en buena parte de su repertorio, arrancó ovaciones con cada uno de sus clásicos, demostrando su comunión con el micro y acompañado de un coro femenino de tres voces y un grupo de músicos, que derrocharon calidad en su espectáculo intimista.

Ourense es el único concierto de esta gira que ha dado en España

Y es que en un concierto de este poeta y novelista no hay lugar a emociones fuertes, salvo la de hacer kilómetros para verlo, sin tener la entrada en la mano (problema que padecieron algunos que habían adquirido la entrada en entidades colaboradoras), ya que el aforo para 4.000 personas estaba vendido de antemano. Y así en los asientos, una mayoría peinaba canas e incluso hubo quién se permitió asistir al concierto con bebés, sin temor alguno a que un llanto rompiese la cadencia del recital.

En la víspera de que su último trabajo discográfico vea la luz después de casi siete años y a unos pocos días más de su septuagésimo sexto aniversario, que cumplirá el próximo día 21, Cohen continuó en Ourense una gira interminable y tan necesaria para él como deseada por sus incondicionales. Será, eso sí, su único concierto en España.

Y seguro que entre sus seguidores anoche hubo muchos identificados con la necesidad de rehacerse después del enésimo revés sentimental acompañado del desfalco en la economía personal.

Fue un espectáculo intimista con un repertorio de leyenda

Un neófito podría pensar que la edad ha hecho mella en el músico canadiense, pero en realidad da la impresión de que él no sabría hacerlo de otro modo. Su voz añejada por vivencias personales y cicatrices del alma, profunda y penetrante, esculpió con cada nota grave las paredes del escenario elegido para la ocasión: una cancha deportiva que antaño vivió los éxitos de gloria de un equipo ACB, como ayer acogió la magia de una de las leyendas vivas de la música contemporánea.

Diez lustros dan para muchos éxitos y frustraciones dentro y fuera de los escenarios y quizá sea la conjunción de su existencialismo musical y personal, lo que atraiga al amparo de sus atrios a miles de fans en todo el mundo, identificados con sus poemas musicados. Aunque en el concierto de anoche, que formaba parte del Camino de la Música del Xacobeo, no hubo lugar ni para la tristeza ni para la depresión.

Aquí tuvimos el privilegio de escuchar algunas de las composiciones que darán forma a su próximo álbum, Songs from the road, trufado de constantes miradas al pasado e influencias admitidas por el propio Cohen, de Bob Dylan, Tom Waits, Van Morrison o Judy Collins. El público se puso en pie ya al final de la primera parte. Y un comentario se repitía: 'el abuelo está genial'.

Hoy sale a la venta su último disco, Songs from the road'

Su horizonte inmediato finaliza en Las Vegas el 11 de diciembre tras una peregrinación que de aquí lo lleva a Francia, Alemania, Rusia, Australia o Nueva Zelanda, entre otros países. Y si sarcasmo y retranca se dieron en Ourense la mano, no olvidemos que Las Vegas fue la estación términi para leyendas como Elvis o Sinatra.