Publicado: 09.10.2014 18:14 |Actualizado: 09.10.2014 18:14

Les Luthiers: "Nos soportamos, porque ninguno podría hacer esto solo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El quinteto argentino Les Luthiers, que acaba de cumplir 47 años sobre los escenarios, sigue triunfando porque sus integrantes continúan soportándose y "finalmente, después de mucho tiempo", entendieron "que ninguno podría haber hecho Les Luthiers solo", ha asegurado este jueves uno de ellos, Carlos López Puccio. "Hicimos terapia grupal unos veinte años y nos fue muy útil para permanecer unidos. Al cabo de esos veinte años estamos mejor que antes, como grupo y como hermanos que somos", ha añadido López Puccio en la presentación del espectáculo Lutherapia, que ofrecerán mañana y el sábado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena de Málaga.

Pese a la larga carrera, Daniel Rabinovich se ve "otros cincuenta años" actuando y cree que "el gran secreto es el estado de circulación de las piernas y de las arterias del cerebro". "Por lo demás, es muy divertido y una bendición trabajar acá adentro. Nos pagan por jugar, divertirnos y estar entre la familia y los amigos, pero hay un límite, sobre todo para algunos de mis compañeros, que son muy mayorcitos ya", ha añadido Rabinovich en una rueda de prensa en la que no ha faltado el humor característico del grupo.

Para Marcos Mundstock, en todos estos años han aprendido "el oficio, lo cual incluye saber explotar la creatividad", y también han aprendido "mucho de la práctica del humorismo en el teatro para saber explotar esa veta creativa". "Creo que mantenemos el nivel de creatividad, porque, si no, no podríamos vivir ni seguir haciendo espectáculos", ha señalado Mundstock, que ha explicado que en Lutherapia se cuenta, "muy poco rigurosamente por cierto, una sesión psicoanalítica en la que los sueños, fantasías y ausencias del paciente se ilustran con las canciones".

Jorge Maronna precisa que todo el espectáculo "es nuevo y flamante", excepto el número Pasión bucólica, que es "una versión mejorada" del que hacían en 1986, y hay algunos nuevos "instrumentos informales" de su creación, como la exorcítara o el bolarmonio.

Al enfrentarse a un escenario de gran aforo como un recinto deportivo, López Puccio admite que "echa de menos" los teatros y "las salas acogedoras e íntimas". "Creo que nos daba la posibilidad de hacer una cosa gestual más pequeña e íntima, directa y en contacto con el espectador, pero fue una evolución necesaria. Cuando empezamos en un café-teatro con cuarenta personas, era como un prestidigitador con las cartas", ha agregado López Puccio.

A España la califican como su "segunda casa" y su "segunda patria", y es que, como apunta Daniel Rabinovich, cuatro de los cinco integrantes del grupo tienen la nacionalidad española. "El país nos ha ofrecido por carta de naturaleza la posibilidad de ser españoles, y nosotros hemos aceptado. Hemos venido como cien veces a trabajar y hemos vivido años enteros aquí trabajando", ha resaltado Rabinovich.

Cerca de alcanzar el medio siglo de carrera, el quinteto no piensa en la retirada y ahora está "cerrando la programación de 2016, con una inconsciencia absoluta", apunta en tono jocoso López Puccio.