Publicado: 25.09.2014 13:18 |Actualizado: 25.09.2014 13:18

"Lo que les pasó a Lasa y Zabala fue una salvajada"

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Pablo Malo ha estrenado en San Sebastián, a solo un par de kilómetros del escenario en el que ocurrieron los hechos, la historia de la desaparición, secuestro, tortura y asesinato de Joxean Lasa y Joxi Zabala, dos veinteañeros, refugiados vascos a los que se les consideraba próximos a ETA. El relato del que fue el primer atentado de los GAL y del posterior juicio contra los responsables, cuenta con guion de Joanes Urkixo y con Unax Ugalde en el papel principal, el de Iñigo Iruín, abogado de los familiares de los chicos. Laza y Zabala, en sección oficial fuera de competición, retrata la bárbara actuación de los aparatos de seguridad del estado en su lucha antiterrorista en aquellos años.

"En este caso estoy del lado de Lasa y Zabala porque lo que les pasó fue una salvajada", sentencia el director, que insiste en que la película cuenta una historia construida sobre el sumario judicial y no sobre conjeturas. "Sé las críticas que me van a llegar, sé que es una película complicada, pero también sé que aquello fue una salvajada. Sé que voy a tener que estar todo el rato equilibrando la balanza y también sé que eso no puede volver a pasar. Aquí hemos vivido una historia de secuestros, asesinatos, torturas... todo ha sido una barbaridad y ésta es una de aquellas barbaridades".

¿Por qué esta historia ahora?

"Si ETA hubiera seguido atentando, la película no se hubiera podido hacer"Es un encargo que me llegó por el productor y por el guionista. Desde luego, el momento era más propicio que en años anteriores. Si ETA hubiera seguido atentando, la película no se hubiera podido hacer. Espero que ahora los productores y los directores quieran empezar a contar la historia de todos estos años del País Vasco que nos ha marcado tanto. El caso Lasa-Zabala fue el primer atentado de los GAL y, al mismo tiempo, nos dimos cuenta de que era una historia tremenda y cinematográficamente apasionante.

Pero ¿ha participado usted en el guion?

Bueno, yo tenía que sentirme cómodo con esta historia, así que también hago mío el guion.

Se pone del lado del abogado y los familiares de Lasa y Zabala...

"También sé que me sentiría igual de cómodo contando la historia de Miguel Ángel Blanco"Soy absolutamente contrario a cualquier tipo de violencia. Siempre digo que ya en el patio del colegio solo salía a dar patadas al balón. En este caso estoy del lado de Lasa y Zabala porque lo que les pasó fue una salvajada. Y no estamos hablando sobre conjeturas. Sé que desde que pongo la cámara en un sitio estoy opinando. También sé que me sentiría igual de cómodo contando la historia de Miguel Ángel Blanco, por ejemplo. Es importante destacar que nos hemos basado en un sumario judicial.

¿Es consciente de la que le va a caer encima por no buscar otro equilibrio?

Sí, soy consciente. Por otro lado, estoy bastante tranquilo porque hemos enseñado la película a gente de muy diferente ideología y muchos han salido conmocionados con la historia. Sé las cosas que me van a llegar, sé que es una película complicada, pero también sé que aquello fue una salvajada. Sé que voy a tener que estar todo el rato equilibrando la balanza y también sé que eso no puede volver a pasar. Aquí hemos vivido una historia de secuestros, asesinatos, torturas... todo ha sido una barbaridad y ésta es una de aquellas barbaridades.

En el rodaje dijo que no iba a hacer "pornografía de la violencia", pero no se ha cortado nada con las escenas de tortura...

"La realidad fue bastante más salvaje que lo que he rodado"No podíamos contar eso en off. No podía quedarme al otro lado de la puerta, tenía que meterme en las celdas. La realidad fue bastante más salvaje que lo que he rodado. Y tengo que decir que hubo un familiar que me pidió que contara lo que pasó y cómo pasó. No podemos obviar que esto ha ocurrido. Es una historia de odio y violencia extrema que nos ha marcado a todos. Pero creo que no he hecho pornografía de la violencia, mi cometido no era hacer un catálogo de las torturas.

Los responsables de aquellos asesinatos, condenados a más de 60 años de prisión, estuvieron en la cárcel casi de visita, dos, tres años, ¿qué reflexión hace de ello?

"Me angustia saber que hay gente que todavía justifica a los GAL"Que esta es una democracia inmadura, por no decir infantil. Que estuvieran en la cárcel solo ese tiempo da a entender muchas cosas de cómo funciona este país. La verdad es que debería dar para reflexionar mucho. Yo creo que 40 años de dictadura nos han afectado mucho y que no se pueden quita de encima como la caspa, de un par de sacudidas. También pienso que todos debemos asumir nuestra parte de responsabilidad. Seguro que hay gente que hoy justifica todavía estos comportamientos. Eso me sigue angustiando mucho. Me angustia saber que hay gente que justifica a los GAL.

Los espectadores españoles recibirán la historia de forma muy distinta dependiendo de su edad porque unos la conocen bien y otros no han oído hablar de ella. ¿Tiene alguna curiosidad por la reacción?

Tengo mucha curiosidad por ver qué opinan los chicos de veinte años. A lo mejor les parece insólito que haya pasado esto en este país hace solo treinta años y que los que lo hicieron estén todavía a quince años de su jubilación. Hay gente que se sorprende porque piensa que ha pasado más tiempo, otros creen que Lasa y Zabala desaparecieron pero no murieron... Creo que es bueno contarlo para que se sepa qué ocurría y cómo nos acercamos a las dictaduras de Chile y Argentina cuando aquí estábamos ya en una democracia.

Dice que es bueno contar estas historias, ¿el cine es hoy en España la herramienta apropiada para hacerlo?

En este momento, tal como estamos, la cultura nos puede salvar de muchas cosas. Hay muchas películas inglesas, irlandesas... que nos han acercado a esa realidad. Aquí también sería saludable que siguiéramos contando nuestras historias. Me alegro de haber hecho la película y lo que siento es que hemos tenido que dejar cosas fuera para no meternos en jardines judiciales, porque hemos sabido cosas de ponerte los pelos de punta, pero...

¿Tuvo problemas en el rodaje de la película?

No pudimos, por ejemplo, rodar en el Palacio de la Cumbre, donde los torturaron, y luego nos enteramos de que la orden llegó de Madrid. Hubo... inquietudes, por no decir presiones. Hay quien cree que es mejor pasar página, yo también, pero después de leerla.

¿Qué significa estar en San Sebastián con una película como ésta?

"Se va a ver la película a dos kilómetros de donde ocurrió todo, eso tiene un significado emocional"Estar en este festival no es fácil y en este caso tiene muchos significados. Se va a ver la película a dos kilómetros de donde ocurrió todo, eso tiene un significado emocional. Pero, además, es el mejor escaparate que podemos tener. Y personalmente, yo me siento vinculado al festival. Me gustaría mucho que la película se viera fuera del País Vasco.

Hay seis películas españolas en sección oficial, un gran apoyo del festival al cine español...

Son películas de producción de hace un par de años, así que puede ser un espejismo. En un par de años veremos si las cosas se han deteriorado aún más. Desde el PP hay tal desprecio a la cultura que creo que no han hecho una reflexión real de ello. La presencia en San Sebastián no creo que sea motivo de euforia, pero sí habla muy bien de productores y directores, porque para estar en el festival hay que tener calidad. Día a día nos encontramos con gente que ha tenido que dejar la profesión o se lo está pensando o lo está pasando fatal. Pero el espectador también tiene que tener la curiosidad de ver otras películas, no solo Ocho apellidos vascos.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-estamos-asistiendo-al-fin-de-eta-y-de-la-lucha-armada