Público
Público

Levántate del sofá, revienta unas cabezas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Iker Jiménez, el de los vídeos misteriosos, dijo una vez que el de los zombies es 'un asunto a explorar'. En realidad, él hablaba de la hipótesis de que Lázaro (el de la Biblia) fuera un zombi, pero ahí no vamos a entrar: en lo básico, estamos de acuerdo, Iker. Porque algo tienen los muertos vivientes, que por todas partes aparecen. Y no hablamos de la banca. Zombis nazis, que llega ahora a España, es otro ejemplo de la salud del género, alimentado en el último año con novedades editoriales como Lazarillo Z, Quijote Z y Orgullo y Prejuicio Zombie, que, sí, revisan esos clásicos en clave Z. ¿Freak? Es una forma de verlo. Hace mucho que estos seres repulsivos y chungos (al fin y al cabo, son gente muerta que quiere devorarnos) salieron del redil de la serie Z para abalanzarse sobre el gran público.

Ahí está el guapo de Brad Pitt, que protagonizará en 2012 la adaptación (que también producirá) de Guerra Mundial Z, la segunda novela de Max Brooks (el hijo de Mel), cuyo debut, la mítica Guía de Supervivencia Zombi, también llegará al cine. Las novelas de Brooks, sobre todo la primera (que explicaba con todo detalle cómo afrontar un apocalipsis zombi y no morir en el intento), han sentado cátedra, como demuestra el reciente Diario de una invasión zombie (J. L. Bourne).

Mientras Frank Darabont prepara la adaptación cinematográfica de The Walking Dead, magnífico cómic de Richard Kirkman (que también guionizó la serie Marvel Zombie, donde los superhéroes se convertían en piltrafas mordedoras), habrá quien arrugue el hocico ante este muestrario de vísceras y decapitaciones a go-gó. Será por el mal rollo de la crisis; porque añoramos a Michael Jackson; o por esta moda del reciclaje (hay quien lo llama falta de ideas). Lo mejor es no hacerse demasiadas preguntas, y tener listo el fusil. Como decían en Shaun of the Dead, una peli de 2004: 'Llega un momento en la vida de un hombre en el que ha de levantarse del sillón y matar unos zombies'. Así que ya saben: prepárense para reventar cabezas. O ellos o nosotros.