Público
Público

La leyenda urbana del 'Spain is different'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Históricamente se suele atribuir a Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo entre 1962 y 1969, haber lanzado todo tipo de campañas turísticas bajo el eslogan ‘Spain is different', interpretado por muchos como un intento del régimen por convertir el atraso y aislamiento del país en un mito exótico. O la España del sol, la playa, la pandereta y la folclórica. Pues es falso.

Pese a la creencia general, en los años sesenta no hubo ninguna campaña oficial que utilizara ese eslogan, como demuestra Sasha D. Pack en ‘La invasión turística'. Sólo se utilizó como reclamo turístico durante la autarquía de los años cuarenta y en ciertos momentos puntuales de los cincuenta. Algunos atribuyen la creación del eslogan a Luis Bolín, corresponsal de ‘ABC' en Londres (contribuyó a conseguir el Dragon Rapide con el que Franco voló desde las Canarias hasta África para sublevarse) y primer encargado de la Dirección General de Turismo franquista.

Otros, como Pack, atribuyen su creación a uno de los ayudantes de Bolín: Rafael Calleja, que ya había trabajado como publicista del turismo oficial en los remotos tiempos de Alfonso XIII. Pero nada de esto ocurrió en los tiempos de Fraga como ministro. Por un motivo propagandístico de peso. 'A partir de 1950, las imágenes de la ‘diferencia' de España empezaron a atemperarse en cierta medida con alusiones al legado europeo en el país y a su vinculación a la modernidad', cuenta Pack. Ya no interesaba dar una imagen de país de pandereta. Y en los noticiarios del NO-DO se pasó de la folclórica a remachar el 'el vínculo entre turismo, urbanismo, infraestructuras modernas y desarrollo económico'. Del ‘Spain is different' a la Costa del Sol como 'una autopista sin límite de velocidad'. Cierto tipo de modernidad había llegado a España.