Publicado: 23.12.2015 20:11 |Actualizado: 23.12.2015 23:05

Lucas Vidal: "El éxito se basa en la capacidad de reaccionar
ante una mala noticia"

El joven músico, con una fulgurante carrera en Hollywood y nominado a dos Goyas, dirige el concierto de navidad en el Teatro Real en el que se homenajeará a John Williams, autor de la música de E.T., Star Wars, Indiana Jones, Superman, Jurassic Park o Tiburón.

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7
Comentarios:
Lucas Vidal, antes de la entrevista. CHRISTIAN GONZÁLEZ
Lucas Vidal, antes de la entrevista. CHRISTIAN GONZÁLEZ
Lucas Vidal. CHRISTIAN GONZÁLEZ
Lucas Vidal. CHRISTIAN GONZÁLEZ

MADRID.- Terminó de ver de la película profundamente devastado. Le conmovió tanto La lista de Schindler que necesitó salir a la calle para tomar el aire unos cinco minutos y recomponerse. Volvió a la reunión que debía mantener con el director tras el visionado del film y fue entonces cuando John Williams le advirtió a Steven Spielberg de que necesitaría a alguien mejor que él para componer una música a la altura de lo que había visto. A lo que el director le contestó: “Lo sé, pero están todos muertos”.

Este viernes tendrá lugar en el Teatro Real de Madrid el concierto especial de navidad que rendirá homenaje a John Williams, propablemente el compositor vivo de bandas sonoras más importante. Lo más parecido a un Beethoven de nuestros tiempos.  El hombre que en más ocasiones ha optado a los premios Oscar; 54 veces en total. Cinco estatuillas llevan su nombre. Autor de la música de cintas a la postre tan exitosas como Tiburón (1975), Star Wars (1977), Superman (1978), El Imperio Contraataca (1980), Indiana Jones (1981) o ET (1982), todas ellas estrenadas en un período de siete años. Más tarde llegaría Parque Jurásico y La Lista de Schindler, que volvería a unir al genio de la batuta con el director de ciencia ficción más emblemático de las últimas décadas. Luego llegarían muchas otras obras descomunales que han logrado trascender y marcar a varias generaciones




“Tiene unas melodías que no se pasan de moda. Las oyes y se quedan en el tiempo, siguen sonando actuales y hacen que la película también se mantenga actual”, explica el joven Lucas Vidal, al tratar de explicar la clave del éxito de Williams. Este joven de 31 años es también compositor de bandas sonoras y director de la orquesta que reinterpretará la música del autor estadounidense, la Barbieri Symphony Orchestra. “El objetivo es acercar más al público la música orquestal. Atraer al Real a gente que no suele ir a ver este tipo de música y que necesariamente no sea música clásica. Lo más importante es que la gente siga yendo al teatro, disfrutando de la música en directo, ya sea electrónica o orquestal, creándose una magia especial”, destaca el compositor madrileño.

Todavía queda lejos la comparación con el prolífico neoyorkino pero lo cierto es que la carrera de Lucas Vidal en la música está marcando una parábola similar a la que trazó la bicicleta en la famosa escena final de ET con la luna de fondo. Este madrileño ya puede presumir -aunque nunca lo hará- de haber creado las bandas sonoras de películas de Hollywood como Fast&Furious 6 o Raven, protagonizada por John Cusack. También ha trabajado en España, a las órdenes de Jaume Balagueró en Mientras Duermes, con Luis Tosar como protagonista. Este año, sin ir más lejos, está nominado a dos premios Goya por Nadie quiere la noche en la categoría de Mejor Banda Sonora y por Palmeras en la nieve, junto a Pablo Alborán, en la categoría de Mejor Canción Original. Además, la ilusión es doble ya que comparte nominación con una de las personas que más admira, el multipremiado Alberto Iglesias.

Lucas Vidal

Lucas Vidal. CHRISTIAN GONZÁLEZ


Desde muy pequeño Vidal convivió con la música; su abuelo fue el fundador de la compañía de discos Hispavox. No obstante, decidió escribir su propio destino. Tenía un sueño que permanentemente visualizaba y lo acabó convirtiendo en un objetivo realizable: dirigir algún día una orquesta. 

Para ello jugó sus cartas en base a la estrategia en la que más confía, el esfuerzo y la perseverancia, sin importar las dificultades que tuviera que superar en el camino, como un cáncer que tuvo que afrontar con apenas 20 años. Siendo tan solo un chaval abandonó Madrid  para matricularse en la Berklee College of Music de Boston gracias a una beca. Fue allí donde empezó todo: “La primera vez que dirigí a una orquesta fue en Berklee, con 19 o 20 años. Hice una suite para cine e iba parando a los estudiantes de otras escuelas y les preguntaba si querían tocar, que no había pasta pero sí pizza y cartas de recomendación , ¡y venían por la pizza básicamente!”, explica mientras sonríe. “Fue ahí cuando conocí a mi socio, Steve Dzialowski. Una vez vencido el cáncer, y tras paralizar sus estudios por las sesiones de quimioterapia, Vidal ganó los dos premios de composición más importantes del prestigioso centro, consiguiendo ser el estudiante más joven en hacer una película con una gran orquesta.

Lucas Vidal. CHRISTIAN GONZÁLEZ

Lucas Vidal. CHRISTIAN GONZÁLEZ

A la hora de explicar su fulgurante carrera y su precocidad en Hollywood Vidal siempre alude a su capacidad de trabajo y no tanto al talento: “Lo importantes es aprender mucho, tratar de estar lo más preparado posible, estar acostumbrado a que te digan que no y seguir dándole duro. Creo que el éxito se basa en la capacidad de reaccionar ante una mala noticia. De levantarte y seguir insistiendo. El que insiste al final obtiene lo que quiere en la vida, en cualquier cosa. Llamando puerta a puerta. No teníamos ningún contacto en Hollywood y fue como empezamos, puerta a puerta. No hay más truco que ése”, sentencia con una seguridad apabullante.

Fue en Berklee cuando en sus fines de semana, mientras sus compañeros disfrutaban de tiempo libre, se dedicaba a diseccionar la música John Williams. Cogía sus partituras y se iba a la biblioteca para tratar de analizar dónde radicaba la belleza de tales composiciones. Este viernes Vidal volverá a viajar entre las páginas de las partituras de Williams, pero esta vez como el director de una orquesta en el Teatro Real.