Público
Público

Luis Tosar, el actor con voz de lija y cara de Malamadre

El protagonista de Celda 211 recibe el premio por un personaje inolvidable que trasciende a la película

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luis Tosar ha dejado de ser Luis Tosar para convertirse en Malamadre. El personaje protagonista de Celda 211 tiene tanta fuerza, que ha logrado vampirizar a un actor que es todo menos primerizo. Como el mismo Tosar dijo durante la ceremonia de los Goya, 'los actores necesitamos buenos personajes'. Y Malamadre es uno de estos: con su rostro recio, su cuerpo de toro y su voz de lija, le ha dado su tercer Goya.

Acabada la ceremonia y con el cabezón de Goya en la mano, Luis Tosar habló de su querido personaje: 'Malamadre es un tipo ligeramente simpático, tiene una cierta ternura y un código ético con el que yo creo que simpatizan todos los espectadores, yo incluido. Desde el momento en que leí la novela y luego el guión, había algo de él que yo envidiaba. Este tío va muy de frente y realmente es muy consecuente con todos sus principios. Y eso es algo que uno mira con cierta envidia, porque las circunstancias de la vida no son siempre tan propicias para que uno sea absolutamente íntegro'.

'Envidio al personaje porque es consecuente con sus principios'

Tosar es muy consciente de la capacidad de la industria cinematográfica para encasillar a actores y no quiere convertirse en preso de por vida. 'Malamadre es un tipo que durante cierto tiempo me acompañará, pero tengo que intentar alejarme un poco de su dinamismo, tan visceral y brutal, esta cosa que tiene tan de carne. Debo intentar largarme a algo que no tenga nada que ver con eso', dijo Tosar, que el próximo mayo comenzará el rodaje como protagonista de la nueva película de Jaume Balagueró.

El actor no ahorró piropos para el director de Celda 211, Daniel Monzón, y destacó que la atmósfera que se creó en el rodaje fue fundamental para que la película se haya convertido en la gran película del último año. 'Casi todos los equipos de las películas son maravillosos y ocurren cosas que no ocurren en otros lugares, porque hay mucha emoción puesta, mucha ilusión, mucho compromiso por parte de la gente Pero esta ha sido especial, principalmente por Daniel Monzón, que es un magnífico director, pero que es mejor persona todavía. Cuida a todo el equipo, desde el primer actor al último que está cortando la calle a 800 metros. Ha creado una sensación de amor entre toda la gente que hizo la película desde el principio', indicó el actor.

'Debo intentar largarme a algo que no tenga que ver con Malamadre'

Es difícil que una película logre lo que ha conseguido Celda 211: convencer a público, crítica y a la Academia de Cine. 'Celda es una buena película y además está orientada a un público muy amplio. Cuando se consigue esto, es algo maravilloso. Lo jodido es cuando se da lo contrario: cuando una película es descaradamente comercial, ni siquiera es buena y se premia. Entonces, las cosas no cuadran. Pero en este caso todo cuadraba de manera natural', apuntó Tosar.

Teniendo en cuenta el extraordinario éxito que ha tenido en taquilla, el actor no cree que la victoria en los Goya sume muchos más espectadores en España. Sin embargo, Tosar añadió que 'sí ayudará a varios estrenos que quedan por ahí. Pronto se estrena en Italia, y ya se ha estrenado en Grecia y en Francia'.

De tan favorito que le habían pintado, a Tosar incluso le entró miedo de no hacerse finalmente con el galardón: 'Había presión, pero iba con calma y, como soy gallego, ya tendía a pensar que todo puede salir mal. Hubiera tenido que dar muchas explicaciones en mi casa. Seguro que nadie de los que decían que yo era favorito iba a hablar con mis padres. Porque a mis padres es muy difícil convencerlos cuando ya tienen metida una cosa en la cabeza', bromeó un radiante Tosar.