Público
Público

Un maestro portugués, novato en España

Se estrena por primera vez una película de Pedro Costa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando Pedro Costa fue a la tienda, el pack de DVD ya no estaba allí. El director portugués se escapó el pasado viernes de la presentación de Ne change rien en Barcelona, para comprar los DVD que la distribuidora Intermedio había editado de su obra. Pero estaban agotados. Hasta el momento, ese pack había sido la única parte de su filmografía publicada en España. Desde el viernes y a partir del próximo 29 de junio en Madrid, se puede ver en una sala comercial española su película sobre el proceso de creación musical de la cantante y actriz francesa Jeanne Balibar.

El asunto no es menor. España había ignorado hasta el momento (si bien no sus filmotecas y festivales) la obra del director de cine portugués más relevante (con excepción de Manoel de Oliveira). 'Me sorprende que en España las películas de Apichatpong Weerasethakul [último ganador de la Palma de Oro en Cannes] o Bela Tarr no se hayan estrenado apenas. La situación es peor que en Portugal', opina Pedro Costa (Lisboa, 1959), en conversación desde Barcelona.

'La situación de distribución de cine en España es peor que en Portugal'

Costa acostumbra a acompañar a las personas que filma 'como en la música, donde un pianista sigue al cantante'. Lo hizo con Vanda, aquella mujer resistente, enganchada a la heroína, a la que le dedicó la película más hermosa sobre una mujer y un cuarto. Lo mismo hizo con Ventura en Juventud en marcha, otro habitante, como Vanda, del barrio marginal de Fontaihas (Lisboa), cuya desaparición y cuya memoria filma desde hace diez años. Y ahora en Ne change rien, con Jeanne Balibar, donde es más que nunca ese pianista que sigue, entre las sombras, la búsqueda de la cantante.

'Todas mis películas tienen ese lado de pesquisa. Vanda es una mujer que busca sus sentimientos en su cuarto, como yo busco las posiciones de cámara, la luz. Ventura persigue la memoria y las palabras, y Jeanne, emoción y canciones', explica.

'Ne change rien' sigue el proceso creativo de la actriz Jeanne Balibar

En plena búsqueda, de golpe, recuerda una frase misteriosa que le dijo Ventura hace años, cuando en el rodaje de Juventud en marcha no lograba sacar una escena adelante: 'No te inquietes me dijo, no porque tengas una cámara entre las manos me vas a conocer profundamente'. Pedro Costa piensa en esa frase a menudo. 'Me acompaña y me protege saber, como él dice, que no voy a dejar de hacerlo precisamente porque no lo voy a conseguir nunca'.

Luego , o antes (al principio de todo), está el poder del rostro, 'una piel, una figura que me atrae y que quiero filmar', reconoce. La luz de un cuerpo le basta para hacer cine. 'Me acuerdo siempre de una frase de Antonioni: Una pared puede ser bastante espectacular'.

En Ne change rien, la figura y el rostro de Jeanne Balibar emergen de las sombras y del esfuerzo de la persecución de la creación artística, que 'en mi caso siempre es un asunto doméstico', indica. Así era también en ¿Dónde yace tu sonrisa escondida?, documental que dedicó al proceso creativo de los directores Jean-Marie Straub y Danielle Huillet, donde, como aquí, lo que pesa es el trabajo artesanal y la pesquisa. Con esos elementos esenciales, Costa compone una ficción poderosa. 'He querido alejarme del making of musical. No me interesa en absoluto', dice el cineasta. 'Con Jeanne, lo que intenté fue que la luz en su rostro tuviera que ver con lo que va a cantar y con lo que siente. Esa es la ficción', asume.