Público
Público

Manuela Vellés: "Es complicado ganarse la vida con esto"

La directora española Ana Rodríguez Rosell presenta junto a la actriz Manuela Vellés, 'Buscando a Eimish' en Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Desde el pasado viernes y hasta el próximo 10 de octubre, la capital británica habla español con la celebración de la octava edición del Festival de Cine Español de Londres. Buscando a Eimish, la ópera prima de Ana Rodríguez Rosell, ha sido la encargada de abrir el certamen de este año, contando para ello con la presencia, no sólo de su directora, sino de su protagonista, Manuela Vellés.

Se trata de una train movie que cuenta la historia de amor de Lucas (Óscar Jaenada) y Eimish y su lucha por encontrarse a si mismos en un recorrido de postales por España, Alemania e Italia. Un viaje físico que sirve de excusa para otro interior, para cuya llegada a las pantallas españolas habrá que esperar hasta el próximo 9 de noviembre. Manuela Vellés carga con el peso de la trama en una película dirigida y protagonizada por mujeres en la que, como ella apunta, 'los hombres salen muy bien parados'.

¿Qué fue lo que más te atrajo del guión cuando cayó en tus manos?

Me encantó la historia de amor. Me parece una película que te hace reflexionar, pensar acerca de la evolución de una pareja, del crecimiento de las personas. Me reuní con Ana [Ana Rodríguez Rosell] y me contagió su entusiasmo. Entendí perfectamente al personaje, que me emocionaba. Ana desde el principio me decía que yo era Eimish.

¿Qué tienen en común Eimish y Manuela?

El disfrute que tiene por las cosas, también la fragilidad, pero a la vez la fuerza. Creo que es una persona que no se conforma y no le importa enfrentarse a un cambio, aunque los cambios siempre son duros, pero piensa que al final saldrá algo bueno.

En la película se muestra su marcha como un acto de valentía pero, ¿no puede ser visto también como de cobardía?

Muchas veces tienes un problema muy cerca y no sabes resolverlo pero si tomas distancia, lo ves desde fuera y lo compartes también con otras personas, familia o amigos más cercanos, creo que puede aclararte y darte otra visión. Siempre es para avanzar, el camino muchas veces es difícil y tienes que tomar decisiones que puede que no parezcan las adecuadas al comienzo, pero después te ayudan a resolver el problema. Y ella al final los resuelve y la película tiene un cierre maravilloso gracias a Eimish.

¿Qué opinas de las críticas que tachan la historia de pueril?

Creo que trata temas muy profundos y universales, como son el amor, la familia, el compromiso y todos están contados desde Eimish, que es una mujer misteriosa, que tiene algo que parece que se queda en la superficie pero que luego profundiza. Es un regalo, es una película que me embauca, no sólo por la historia, sino por los lugares por los que transcurre, la música. Es muy especial y es como si fuera un caramelito, una película sencilla, nada pretenciosa y que es para disfrutar.

'Me encantan los papeles de mala, por supuesto'¿Para cuando una Manuela es un papel de mala malísima?

Pues me gustaría mucho. Este año he hecho un papel así en México. Me fui allí cinco meses, en una serie que se llama Infames, para Argos Televisión, y yo representaba a una agente de la Interpol infiltrada en la política, en el ministerio de Hacienda. En un momento dado me corrompo y me pongo en el lado de los malos; allí que no me conocían tanto, ni tenían prejuicios. Me encantan los papeles de mala, por supuesto.

¿Temes quedar encasillada en papeles como la propia Eimish, de fortaleza interna pero con una imagen siempre de fragilidad?

No me preocupa nada. Los papeles que he hecho son muy distintos y muy fuertes, incluso, muchas veces ejemplos para las mujeres, como el corto que hice de El orden de las cosas, de los hermanos Esteban Alenda. Era un papel de una mujer maltratada que al final no se deja. En Secuestrados también hice un papel duro. A mi no ven solamente frágil, tengo carácter y muestro personajes que también lo tienen.

En un momento como el de ahora, con la subida del IVA, la paralización de la ley de mecenazgo, nuevos recortes en Cultura para 2013..., ¿Es el mercado exterior, como el anglosajón, una salida para el cine español?

Absolutamente, ojalá esto suceda. El hecho de que haya aquí [en Londres] un espacio para el cine español, en un festival que ya lleva algunos años, es muy positivo. España es un país maravilloso y eso lo ve toda Europa. Ya hemos hecho películas y tenemos directores muy conocidos internacionalmente; aunque habrá películas en las que a lo mejor por ser una cultura diferente se identifiquen menos, pero otras muchas llegan a todo el mundo.

¿Te planteas hacer papeles en inglés?

Por supuesto y trabajar aquí y presentar en un teatro sería mi sueño total. Para un actor, los idiomas son una asignatura necesaria en la que tenemos que trabajar para abrirnos al mundo y al mercado. Claro que no me cierro puertas. No tengo planes a largo plazo porque no me conviene ni en esta profesión se puede hacer, pero para nada creo que no me vaya a ir fuera por temporadas. Al contrario, es muy posible.

'Para un actor, los idiomas son una asignatura necesaria en la que tenemos que trabajar'Y de puertas para dentro, ¿qué salidas quedan?

Están surgiendo cosas muy buenas también. Creo que la gente en vez estar aletargada, tiene que buscarse la vida y surgen buenas ideas. A nivel teatral en España, ahora hay un movimiento teatral formidable, ya no sólo en teatro tal y como los conocemos, sino también en micro teatro, el que se hace en habitaciones pequeñas, donde la gente está más en contacto con los actores. He estado hace poco en La Casa de la Portera, que es un piso reconvertido en teatro. El teatro se ha acercado a las necesidades de la gente: si te apetece tomarte una copa, yo hago teatro mientras te la tomas.

Debemos ser listos, reaccionar y ver lo que la gente pide y, también, bajar los precios lo que podamos. Lo complicado es ganarse la vida con esto, ese es el problema, que mucha gente no se puede ganar la vida de esto. Creo que es una mala racha, soy optimista y confío en que no va a durar mucho.

En unos de los peores momentos desde el punto de vista económico, ¿está el cine y la cultura en general viviendo una de las etapas más creativas?

Sí, y nos está removiendo muchas cosas por dentro y ahí es cuando sale lo artístico. Lo artístico cuando todo va fácil y bien no sale igual; a veces, si quieres componer una canción o escribir un guión, te sale peor cuando estás contento. Los problemas y las dificultades le remueven a uno muchas cosas y te hacen inspirarte más y crecer. Creo que esto iba a pasar, la crisis iba a llegar, y en general, la gente lo está llevando bien, porque hay conciencia, la gente sale a la calle, se queja... Hablo de nosotros, la sociedad, no me meto en cómo resuelven los políticos. La gente está apoyándose y hay compromiso con lo que está pasando.

Como en Buscando a Eimish, hay mucha gente que se arma de valor y sale de España, aunque no sea por amor, más bien por supervivencia...

Efectivamente, no está tocando. Viajamos, aprendemos, nos cosechamos y ya volveremos. Estos días en Londres estoy compartiendo experiencias con muchos españoles que viven aquí. No hay que decir nunca 'me voy para siempre'.