Público
Público

Más cerca de la realidad virtual

Richard Marks presentó en Madrid algunas aplicaciones para PlayStation Move

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La guerra de los mandos continúa. Esta semana le ha tocado a Sony colocar ficha con la presentación oficial en España de PlayStation Move, su respuesta al sensor de movimiento que tan buenos resultados le ha dado a Nintendo con Wii y al que también se ha apuntado Microsoft con su Kinect.

En Madrid se pudo comprobar cómo funcionarán algunas de sus aplicaciones (el periférico sale a la venta el 15 de septiembre) de mano de Richard Marks, máximo responsable del desarrollo de Move y creador en 2003 de la cámara Eye Toy, que hoy puede verse como el precursor involuntario de esta revolución que quiere desterrar los mandos tradicionales de las manos de los jugadores y que ya le sirvió en su día a Sony para llegar al público más generalista.

Move hace uso de tres elementos, que se pondrán a la venta de manera separada: el mando de movimiento, un mando de navegación y la cámara PlayStation Eye, a los que se pueden sumar otros accesorios, como un 'adaptador de disparo' (que lo convierte en una pistola, ideal para shooters). Quitando la cámara, nada muy diferente a lo planteado por Nintendo con su Wii Mote y su Nunchuck: el primero reconoce el movimiento de la mano del jugador; el segundo permite desplazar al personaje con un pequeño stick, así como navegar espacialmente por menús y entornos 3D.

Con demostraciones muy básicas, Marks mostró cómo Move puede adaptarse a juegos de acción (en cuyo caso, el jugador puede usar el mando como una espada, por ejemplo), deportivos (como raqueta de ping pong), de disparos (controlando el punto de mira), estrategia en tiempo real (un género incómodo para los pad de las consolas) y otras aplicaciones más creativas, como un pincel para pintar en pantalla (personalizando su grosor o el ángulo de inclinación de la punta). Incluso funciona para lanzar 'bolas de energía' en títulos de lucha, a modo de kame hame ha, como se le vio hacer emocionado a Marks.

'Es como un controlador de realidad virtual: te permite interactuar con nuestro entorno en 3D', explicó Marks, que confesó que durante una primera etapa del desarrollo se plantearon sustituir los mandos por un guante (algo que finalmente rechazaron porque el jugador casual prefiere un mando 'que pueda coger y dejar'). El límite es 'la creatividad de los desarrolladores', dijo. Y lo cierto es que fue muy exótico verle manejar una suerte de 'simulador de camaleón', que imitaba el movimiento del animal entre las ramas de un árbol, manejando sus patas y sus dos ojos de manera independiente.

En lo que Move va más allá de Wii es en su capacidad para seguir el movimiento del cuerpo, algo parecido a lo que hará Kinect sin mandos: si el jugador salta o se agacha, Move lo recoge. Con todo, Marks quiso distanciarse: 'Nosotros hemos trabajado durante dos años con cámaras en 3D, y es mucho más limitado.

Para conseguir una experiencia más precisa era necesaria combinar mandos y cámara', remató. Y especial interés tiene su uso para personalizar fotos y videos, a los que se les puede dar forma como si fuera papel, creando ventanas en el escritorio, moverlas y doblar sus ángulos. Según Marks, se abre así una nueva puerta al 'contenido generado por el usuario'. Como el torno de un alfarero, se pueden crear objetos y darles forma, de un busto humano a un coche y tunearlo.

En cuanto a su integración en futuros títulos, Marks resaltó que 'Move no es sólo para jugadores casual; los hardcore tendrán su oferta'. Algunos juegos permiten combinar Move con el Dual Shock clásico, como Killzone 3. Y avisó que no le ocurrirá lo que a Eye Toy, casi olvidada por la propia Sony: 'Move no es algo periférico ni adicional: es parte de PS3'.