Público
Público

Matar 'traidores' alemanes a balazos

El lanzamiento ha sido pospuesto hasta el próximo diciembre para que no coincida con el 20 aniversario de la caída del Muro de Berlín.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este domingo, fecha en la que se cumplen los 20 años de la reunificación de Alemania, estaba prevista la salida de un videojuego para PC que, desde que se desveló su argumento el pasado martes, ha generado suficiente controversia como frenar su lanzamiento.

El cambio de fecha contempla ahora que esté disponible, mediante descarga gratuita, el próximo diciembre.

El juego, titulado 1.378 —los kilómetros que medía el Muro que separaba las dos alemanias—, convierte al usuario en uno de los guardias de seguridad que circulaban por la separación artificial entre la RDA y la RFA.

El objetivo consiste en matar a tiros o capturar —depende de las intenciones del jugador— a todos los ciudadanos que pretendan escapar de la Alemania comunista a la zona occidental.

 

La idea no ha terminado de cuajar entre los políticos alemanes. Lo tildan de 'macabro y escandaloso', además de carecer de gusto y ser 'estúpido'. Adjetivos que no comparte el creador del juego, Jens Stober, quien se escuda en el carácter educativo de su propuesta. 'Los videojuegos son el mejor medio para llegar a la gente más joven', ha dicho por su parte el supervisor del proyecto, Michael Bielicky.

Las principales críticas se centran en que el objetivo a 'cazar' son ciudadanos desarmados que simplemente tratan de escapar, sin armas para protegerse.

Lo cierto es que el jugador no sólo puede desempeñar el papel de guardia de seguridad. También puede meterse en la piel de los que trataban de sortear el Muro de Berlín: el reto es que no te cosan a balazos o te cojan preso. Existe otra posibilidad: ser un guardia que trata de cambiar de bando. Que lo consiga o no dependerá de la destreza del jugador. En la aventura pueden participar hasta 16 personas al mismo tiempo.

'¿Qué haría?', trata de justificarse Stober, el creador de 23 años y estudiante de arte multimedia, en el diario Der Speigel. 'Puedes llegar a la conclusión de que no dispararías a tus compatriotas o a las mujeres', razona para quitar hierro a la polémica y a las críticas que le lanzan por fomentar la violencia con su proyecto.