Publicado: 12.11.2013 14:18 |Actualizado: 12.11.2013 14:18

"Me parece un chiste que examinen a los músicos callejeros"

El cantante catalán presenta 'Cadore 33', su primer disco con canciones inédidas tras el descomunal éxito de ventas de sus dos discos de versiones italianas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sergio Dalma vive una segunda juventud. A sus 49 años su carrera profesional se encuentra en uno de los momentos más dulces. La razón: los dos discos de versiones italianas -Vía Dalma y Vía Dalma II- que le han catapultado a la cima de ventas en España con 500.000 discos vendidos. Un hecho insólito en un mercado en clara decadencia. Poco menos que un milagro al que no están acostumbradas ultimamente las discográficas y al que se aferran como clavo ardiendo. Un arma de doble filo para el artista, que ya se mostró reticente a hacer un Vía Dalma II pero que acabó sucumbiendo a las mieles de un éxito poco común en los últimos tiempos. Pasada la resaca, el catalán habla con 'Público' tras la presentación de su nuevo disco 'Cadore 33', el primero con canciones ineditas tras 'la etapa italiana'. Su misión, "seguir con su carrera" y reivindicar su verdad como artista, su propia verdad. Un trabajo en el que predominan las baladas y en el que Claudio Guidetti, productor de los dos discos de versiones, ha sido 'cooperador necesario'.

'Cadore 33' es el disco número 16 de tu carrera, una cifra considerable.

Son 16 discos, el año que viene 25 años de carrera... lo primero que pienso es que ha ido todo muy rápido. Es verdad que cuando decides empezar en este trabajo tienes la sensación de que vas a una velocidad demasiada rápida y a lo mejor no te da tiempo a disfrutar como te gustaría de las cosas. Conforme vas cumpliendo años piensas que también hay que parar de vez en cuando y gozar del momento que uno está viviendo. Al final te sientes un afortunado por seguir vinculado a este trabajo.

Tras el éxito abrumador de los dos discos de versiones italianas, la presión tiene que ser importante...

Me fui mucho tiempo a Italia para desconectar y centrarme en esto. El agobio y la presión te la llevas a todos lados pero allí, con Claudio, estás creando, en ese espacio... Al final es la única manera. Vía Dalma ha ido muy bien pero eso ya forma parte del pasado, ahora tenemos que demostrar que estamos con más ganas que nunca, sobre todo cuando sabes que tienes la suerte de contar con el peso de unas canciones importantes. Si tienes esta suerte te sientes más seguro.

¿Miramos demasiado hacia atrás en la música y quizás no nos fijamos tanto en lo nuevo? ¿Por eso funcionó tan bien Vía Dalma?

Hay una tendencia ahora como muy nostálgica a recuperar los oldies, las viejas canciones, pensando que a lo mejor no se están haciendo cosas buenas. Yo creo que sí, hay gente que escribe con muy buen oficio y que hacen cosas interesantes, pero eso ya va a cuestión de modas y tendencias. En mi caso lo de Vía Dalma era algo que a mí me apetecía, para disfrutarlo yo. También es bueno que nuevas generaciones puedan recuperar canciones y las puedan reconocer.

¿Crees que en la música está todo inventado o quedan caminos por explorar?

Las notas están. Tenemos que seguir con esa ilusión por jugar con ellas y por crear melodías nuevas. Puedes pensar 'esta canción me puede recordar a esta otra', pero hay gente que lo hace de una forma muy importante y muy fresca. A mí me gusta rodearme de mucha gente joven.

A la hora de afrontar la salida del disco, ¿te sigues poniendo nervioso?

Sí, es verdad pero yo creo que es bonito que esto ocurra. Ese respeto por tu trabajo, por tu público, el querer estar siempre al 100%, eso te exige, yo reconozco que soy muy exigente conmigo mismo.

Si este disco no tuviera tanto éxito comercial, ¿cómo crees que lo digerirías?

Independientemente de que se venda más o menos, creo que es el disco que quería hacer y que teníamos que hacer. Me parece un muy buen disco.

A veces la calidad de un producto no tiene una reacción directa en el público...

Además hay lanzamientos de muchos discos y grandes discos, mucha competencia. Todo forma parte de ese desafío. Cada vez que sacas un trabajo es tener que competir con compañeros de profesión que admiras. Y además te digo, hay discos muy importantes este año. A mí me apetece esa competencia. "Tengo la sensación de que los políticos viven en un submundo y que no son conscientes de lo que realmente está pasando"

Lo de Latinoamérica entiendo que cada vez es más una necesidad, como mercado, ya que en España está la cosa cada vez peor. Mira 'El Cigala', que incluso se ha ido a vivir allí. ¿Cómo vives esa situación?

Además en todos los campos, en la música evidentemente también, intentamos exportar cuanto más mejor, y tenemos la posibilidad de un mercado que por cuestión idiomática siempre se nos ha reconocido y valorado, pero también hay mucha competencia, más incluso que aquí. Lo afronto con mucha ilusión, como si empezara de cero en muchos países.

¿Por qué crees hay esa desafección entre la sociedad y los políticos?

Tengo la sensación de que los políticos viven en un submundo y que no son conscientes de lo que realmente está pasando a su alrededor. Al final tenemos que quejarnos pero por mucho que nos quejemos tenemos que seguir adelante. Ya no te hablo del partido que puede estar en el gobierno, en general el político se afianza ahí en su poltrona pase lo que pase, a mí me parece muy grave. Creo que hay que regenerar un poco esa fauna política que tenemos y ojalá haya gente joven con vocación y con ganas de escuchar a la gente.

Una de las medias que se han tomado en Madrid, no sé si estás al tanto, es la de realizar una prueba a los músicos callejeros para que puedan tocar en la zona centro de Madrid

Me parece la chorrada más grande de la tierra. Es que yo creo que estamos retrocediendo. Cuando lo oí dije: 'esto no puede ser'. Me suena a chiste, me parece ridículo. Pero desgraciadamente estamos acostumbrados a escuchar tantas tonterías de la gente que Gobierna en Madrid que apaga y vámonos...