Público
Público

Los médicos dicen que Morente tenía cáncer de esófago con metástasis

La familia, que ha presentado una denuncia por negligencia, asegura que el cantaor fue operado de una úlcera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El equipo médico que intervino en la Clínica La Luz a Enrique Morente, fallecido ayer, ha asegurado hoy que el cantaor padecía un cáncer de esófago con metástasis linfáticas, tal y como adelantó este martes Público. En un comunicado, los médicos salen así al paso de la 'multitud de informaciones erróneas' en los medios de comunicación sobre las circunstancias de la muerte de Morente.

Según la familia, que ha presentado una denuncia ante los juzgados por presunta negligencia médica, el cantaor fue operado de una úlcera en la Clínica La Luz, donde murió nueve días después de esa primera intervención.

En contra de esta versión, los médicos sostienen que 'Enrique Morente ingresó para operarse de un cáncer de esófago de 4,5 cm de diámetro, localizado en el tercio medio, con metástasis linfáticas'. 'El equipo médico (cirujanos, anestesistas, intensivistas, patólogos, neurólogos) desea transmitir a su familia y amigos sus condolencias por tan importante pérdida', concluye el comunicado.

El cadáver de Morente ha sido sometido hoy a una autopsia en el Instituto Anatómico Forense, antes de ser trasladado a la capilla ardiente instalada en la sede madrileña de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

La familia de Enrique Morente presentó el pasado día 11 una primera denuncia

La familia de Enrique Morente presentó el pasado día 11 una primera denuncia, que recayó en el juzgado de instrucción número 52 de Madrid y ayer, tras el fallecimiento del cantaor, presentó otra en el juzgado de guardia, que hoy ha sido trasladada al juzgado de instrucción número 18 de Madrid.

Enrique Morente falleció ayer en la clínica La Luz de Madrid minutos después de las 16:30 horas a consecuencia de las complicaciones surgidas a raíz de la operación de úlcera a la que, según la familia, fue sometido el pasado día 4 y que le mantenía desde el domingo en estado de muerte cerebral.

El cantaor, que hubiera cumplido el próximo 25 de diciembre 68 años, fue operado nuevamente en la misma clínica el día 6 y permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos hasta su fallecimiento.

La capilla ardiente con los restos mortales de Morente ha sido abierta al público a las cinco y media de la tarde en la sede de la Sociedad General de Autores de Madrid. El féretro ha llegado a la SGAE una hora antes procedente del Instituto Anatómico Forense de Madrid

La llegada del féretro ha sido recibidos con aplausos prolongados, llantos desgarrados y gritos de 'viva Enrique' de los familiares y amigos que le esperaban en la primera planta de la SGAE, donde está instalada la capilla ardiente en la sala Manuel de Falla .

La viuda, Aurora Carbonell, y los tres hijos del cantaor, Estrella, Soledad y Enrique, han sido los primeros en entrar a la sala donde está expuesto el féretro, y han decidido a las cinco y media de la tarde abrir a la capilla ardiente a todo el público. Dentro, presidía la capilla ardiente un gran retrato del cantaor al lado del féretro que mostraba evidentes huellas de manos. En la sala también hay un piano y decenas de coronas de flores.

Hasta la sede de la SGAE han acudido las actrices Pilar Bardem, Lola Dueñas y Bibiana Fernández, el bailaor Joaquín Cortés, los artistas Alejandro Sanz, Pitingo, Miguel Poveda, Tomatito, Antonio Orozco, Toni Zenet y Antonio Carmona, entre otros. También han querido acercarse a la sede de la SGAE, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, así como el periodista Tico Medina.