Público
Público

El mejor momento de Lori Meyers

El grupo granadino toca en Córdoba junto a La Mala Rodríguez en la inauguración de Eutopía. Hablamos con Noni, cantante y guitarrista de la banda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ha pasado casi un año y medio desde la salida de 'Cuando el destino nos alcance'. ¿En qué momento de Lori Meyers llega esta actuación en Córdoba?

Es uno de los mejores momentos que vive el grupo. Con el tercero y el cuarto disco estamos teniendo una afluencia mucho más grande de público. Hemos tocado en festivales consagrados, y tenemos el disco mucho más rodado que al principio.

Tienen cierta fama de ser mejores en directo que en los discos, ¿les molesta esto?

No. Eso que dicen significa que la gente nos apoya mucho en los directos, no que no sepamos hacer discos. El estudio sirve para experimentar, probar cosas nuevas que solo se pueden hacer allí. El directo es más homogéneo, todas las canciones tienen el mismo brillo y, como somos seis en el grupo, podemos darle mucha fuerza.

Eutopía es un festival de creación joven. ¿Tiene nostalgia de los comienzos del grupo o prefiere su situación actual, consolidados y con cuatro discos en el mercado?

Lo afortunado es vivir varias etapas, y que alguna de ellas sea buena. Estoy contento de haber vivido los inicios de Lori Meyers, cuando el padre de Alejandro (guitarrista del grupo) nos llevaba a tocar a todos sitios porque ni siquiera teníamos carnet. Tocar en las fiestas de los pueblos y en los garitos lo recuerdo como algo guay, pero bueno, si estás en este rollo es porque quieres que la máxima gente posible se sienta como tú. Así que el mejor momento es ahora.

¿Se arrepiente de algo importante de aquellos años? ¿Alguna canción, un concierto que debieron rechazar, un título de disco mal elegido...?

No. No me arrepiento de nada porque de las equivocaciones que haya tenido seguramente habré aprendido. Nadie sabe hacerlo todo bien. Hicimos hasta una maqueta en inglés al principio y yo tendría una pronunciación horrorosa. Pero no pasa nada. Es un paso que había que dar para saber que teníamos que cantar en español.

En aquella época les comparaban constantemente con Los Planetas, también granadinos, y el tiempo ha demostrado que en realidad no se parecen demasiado. ¿Sentían que aquellas comparaciones eran un lastre?

Al contrario. Éramos un grupo desconocido que estaba empezando a asomar la cabeza, y cuando grabamos 'Viaje de estudios' (su primer álbum) lo hicimos con sus instrumentos, con su mesa de mezclas... ¿Cómo no iba a sonar a Planetas? Cuando la prensa nos preguntaba por ellos, no podíamos decir 'estamos hasta los huevos' con todo lo que nos estaban ayudando. Siempre dijimos que los admirábamos mucho, y los seguimos admirando. Al principio había una influencia muy fuerte pero, como ocurre con todos los artistas, nos hemos ido deshaciendo de ella. A J (cantante de Los Planetas) le pasó lo mismo.

¿Nos recomendaría a algún artista joven o debutante?

Pájaro Jack. Son de Granada, llevan poco tiempo y merecen mucho la pena. Tocan también en el Eutopía.

Supongo que habrán tocado a estas alturas con artistas muy diversos pero, ¿cómo se sienten antes de compartir esta cita en Córdoba con una rapera como La Mala Rodríguez?

No somos muy de hip hop realmente, pero recuerdo que cuando estaba estudiando en la Escuela de Artes y Oficios tenía mogollón de colegas que eran de 7 Notas 7 Colores, Mucho Muchacho y todo ese rollo. La Mala ha hecho una carrera increíble desde abajo hasta donde está ahora. Es una artista admirable.


Ustedes han sido de los pocos grupos que han reivindicado el primer pop español. ¿Aún siguen oyendo a Los Brincos?

Antes que Los Brinos siempre tenemos a Los Ángeles (grupo granadino). Y también a Los Módulos y a Los Pekenikes.

Comenzaron su carrera bajo la etiqueta indie. Desde hace unos años trabajan para una multinacional pero no les han quitado esa etiqueta. ¿Tiene algún sentido para ustedes el término indie a estas alturas?

Cuando nos fichó Universal, ya sabían lo que hacíamos porque habíamos sacado dos discos. Cuando a un grupo lo fichan al principio e intentan hacer un producto con él, deja de ser independiente. Lo peinan, lo visten, le ponen la chapa y la pegatina de Aprilia. La mayoría de los grupos españoles de ahora son independientes. Siguen haciendo lo mismo que en el local de ensayo porque es lo que a la gente le ha gustado. Hay grupos que cambian con la industria, otros que siguen a su rollo y otros que sencillamente no sabemos hacer otra cosa (se ríe).

En los últimos meses, con el tema del 15M, algunos artistas españoles han recuperado la canción protesta. ¿Se plantearían hacer algo así?

Nosotros ya habíamos hecho un par de minicanciones protesta. Como 'Religión' (de Cuando el destino nos alcance), que se mete con el hecho de que la mayor parte de la gente esté recibiendo su educación de la televisión. Eso nos parece dramático.

Ustedes han colaborado con gente como Love of Lesbian o Zahara. ¿Cree que la industria musical necesita que haya camaradería entre los músicos?

Lo que necesita la industria musical es que todo el mundo sea sincero. Si a nosotros nos caen bien Love of Lesbian, es lógico que trabajemos con ellos, como hace mucha gente en Estados Unidos o Inglaterra. Y no supone nada. Hemos coincidido muchas veces con Sidonie, Vetusta Morla, El Columpio Asesino, La Habitación Roja y muchos más. Nos tomamos cervezas con ellos y charlamos de música. No entiendo la camaradería por la camaradería.

Lori Meyers es uno de los grupos nacionales que más toca en directo. ¿Se cansan, o podrían embarcarse en una gira como el 'Never Ending Tour' de Dylan?

Nos gustaría hacer una gira eterna, con sus parones de un año. En realidad, es lo que estamos haciendo desde 2001. Paramos para grabar pero luego seguimos tocando. Y el hacerlo tantas veces es lo que nos ha permitido aprender y mejorar mogollón.

¿Podría decirme cuál es el secreto para conseguir esos estribillos tan pegadizos?

Se me viene una melodía y la tengo todo el rato en la cabeza. Cuando empiezas a sacar los acordes sale otra cosa que te conduce a otra. Eso es lo que me pasa a mí, pero no sé si estoy loco y si eso es guay o no. Es como una semilla que empieza a germinar, como la vida misma.

¿Les queda algún reto?

Aunque llevemos mucho tiempo, somos todavía muy jóvenes y nos queda mucho que aprender y muchas cosas que mostrar. A corto plazo, tenemos que terminar la gira por muchas salas de España y también tenemos un concierto en Londres y queremos salir por México. A largo plazo, nunca sabemos lo que puede pasar.