Público
Público

La memoria de las mujeres poeta

Una antología recoge la obra de aquellas escritoras que quedaron a la sombra de los hombres Generación del 27 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las antologías literarias han dado la espalda a mujeres poetas que emprendieron su carrera en el comienzo del siglo XX, antes de la Guerra Civil. Eran 'peces en la tierra', como las define la filóloga y escritora granadina Pepa Merlo, quien las ha rescatado del olvido.

'Peces en la tierra' es justo el título dado a una 'Antología de mujeres poetas en torno a la Generación del 27', escrita para 'abrir una puertecilla' a la memoria de estas mujeres y 'llenar un hueco que faltaba en la historia de la poesía española', según explica la autora, que presenta hoy su libro en la Fundación Caballero Bonald de Jerez de la Frontera (Cádiz).

El hueco que estas mujeres comenzaban a abrirse quedó tapiado con la Guerra Civil y dictadura

'Cuando se habla de las poetas del primer tercio del siglo pasado se mencionan tres o cuatro mujeres y eran muchas más', afirma la autora de esta investigación, que asegura que incluso en las antologías más recientes en lugar de ampliar los nombres 'se han reducido'.

Se ha fijado en la Generación del 27 porque 'es el movimiento más importante desde principios de siglo hasta el inicio de la guerra civil', una generación que ha reunido a nombres capitales como Jorge Guillén, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre o Manuel Altolaguirre.

La nómina de hombres poetas en este periodo es larga, pero las antologías y libros de texto apenas citan, como mucho, a cinco mujeres: Concha Méndez, Carmen Conde, Rosa Chacel, Ernestina de Champourcin y Josefina De la Torre.

Pero eran muchas más, según Pepa Merlo, que en su investigación ha contabilizado hasta 86 mujeres poetas que publicaron sus poemas en libros o cuyos trabajos aparecían asiduamente en las revistas literarias.

De ellas ha seleccionado veinte para su obra por su calidad poética y porque con sus vidas y sus obras ofrecen un recorrido por todo el abanico de situaciones que representaron en una etapa en la que las mujeres comenzaban a abrirse un hueco en el mundo cultural e intelectual, hueco que quedó tapiado con la Guerra Civil y después con el franquismo, cuando 'la mujer se recupera para el hogar'.

Ahí figuran nombres como Elisabeth Mulder o Lucía Sánchez Saornil, 'una de las exponentes más importantes de la poesía ultraísta.

'Publicó en las revistas más importantes y fue una anarquista que luchó activamente en la guerra. Después se marchó a Francia y, cuando volvió, se dedicó a tejer redecillas para el pelo, escondidísima porque, además, era una lesbiana silenciada'.

Gloria de la Prada, María Cegarra, Pilar de Valderrama, Casilda de Antón del Olmet, Luisa Muñoz de Buendía, Cristina de Arteaga, Teresa Roca de Togores, Marina Romero, Josefina Romo Arregui, Dolores Catarnieu, Josefina Bolinaga y Esther López, son otros nombres de la antología con la que la autora espera 'que se abra una puerta más grande' porque faltan las narradoras y las dramaturgas.