Público
Público

Toda la miga de los Goya para 'Pa Negre'

El director mallorquín hace historia con 'Pa Negre'. La Academia de Cine premia con nueve estatuillas la película sobre la posguerra civil rodada en catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al final hubo guerra. Y es que posiblemente esa haya sido la palabra más repetida para hablar de los Goya de este año. La gala de las tensiones. La gala de la discordia. La gala de la guerra entre Álex de la Iglesia y la ministra Ángeles González-Sinde. La gala que enfrentó al presidente y la vicepresidenta de la Academia de Cine. Finalmente, ganó la guerra en los Goya, pero no la interna sino la que con tanta delicadeza y sensibilidad recrea Pa Negre. Algo que no debería sorprender viendo el carrerón de la cinta de Agustí Villaronga, que no sólo arrasó anteriormente en los premios del cine catalán, sino que, tras su anuncio como una de las favoritas para los Goya, se reestrenó con éxito de público en 40 salas en toda España, tres meses después de su estreno.

Y todo esto teniendo en cuenta que tenía en su contra varios factores, desde el idioma (rodada en su mayor parte en catalán) a una temática no siempre bien recibida por los espectadores como es la posguerra civil. Supone así la consagración en España de un director con tres décadas de carrera y prestigio internacional. Y supone que, por primera vez en la historia, una cinta hablada en catalán se ha alzado como ganadora de los Goya.

La Academia premia a todo el reparto femenino de Pa Negre'

Ambientada en una Catalunya rural casi fantasmal, agujereada por las heridas de la guerra, por las supersticiones populares y las viejas rencillas de sus habitantes, Pa Negre partía como la segunda favorita, con 14 nominaciones, sólo por detrás de las 15 de la todopoderosa Balada Triste de Trompeta, de Álex de la Iglesia, y con un sólido reparto de actores candidato a todas las categorías. Finalmente consiguió llevarse 9, entre ellas las dos más importantes: Mejor Director y Mejor Película. Su reparto también salió vencedor: hubo cabezones para sus dos niños protagonistas, Francesc Colomer y Marina Comas, como actores revelación y para Laia Marull (actriz de reparto) y Nora Navas (actriz protagonista). El director del filme, el mallorquín Agustí Villaronga, se llevó además el premio al Mejor Guión Adaptado, por su sensible adaptación de la novela homónima de Emili Teixidor.

El delicioso y cuidado trabajo estético de Pa Negre, que huye de los tópicos a la hora de dibujar una España ahogada en la miseria y la oscuridad de aquellos años, también le hizo valedor de los premios a la Mejor Dirección de Fotografía (Antonio Riestra) y Mejor Dirección Artística (Ana Alvargonzález).

'Balada triste de trompeta', con dos estatuillas, fue la gran perdedora

Javier Bardem se llevó el único Goya para Biutiful, del mexicano Alejandro González Iñárritu, en una noche donde, paradójicamente, también se la jugaba en los premios BAFTA de la Academia Británica (que fue para Colin Firth, por su interpretación del rey Jorge VI en El discurso del rey). Se trata del quinto ya para el actor, que dedicó su premio a Penélope Cruz y a su hijo por despertarle 'todos los días el corazón y la sonrisa'. Instantes antes de que su nombre fuera anunciado por las actrices Mercedes Sampietro, Ariadna Gil, Lola Dueñas y Pilar López de Ayala, el espontáneo Jimmy Jump protagonizó uno de los pocos momentos de incertidumbre de una gala bien engrasada y que dio grandes momentos.

Con 13 nominaciones partía También la lluvia, de Icíar Bolláin, que arrancó la noche con fuerza aunque acabó desinflándose ante el peso de la oscura miga de Villaronga. Finalmente se llevó tres. En un acto de justicia, la Academia premió la intachable actuación de Karra Elejalde con el Goya a la Mejor Interpretación Masculina de Reparto, por su recreación de un actor decadente (Antón) que debe interpretar a Cristobal Colón.

La cinta de Bollaín también se llevó el Goya a Mejor Música Original para Alberto Iglesias por También la lluvia y a la Mejor Dirección de Producción, que premia así un rodaje complicado en la selva de Bolivia (donde el equipo sufrió diversas enfermedades) y que ha sido un reto para la directora, con un presupuesto de cinco millones de euros.

Aunque vencedor moral de la gala, Álex de la Iglesia asistió a una noche triste para su Balada triste de trompeta, que de 15 candidaturas tuvo que contentarse con sólo dos, que premiaron así su pirotecnia a prueba de infartos: Mejores Efectos Especiales (Reyes Abades y Ferrán Piquer), Mejor Maquillaje y/o Peluquería (José Quetglas, Pedro Rodríguez Pedrati y Nieves Sánchez Torres). De la Iglesia vio anoche así cómo se le escapaba de las manos, entre otros, su adorado Goya al Mejor Guión Original.

Con 10 candidaturas de partida, Buried, la última de las favoritas, salió bien parada al hacerse con tres: Mejor Guión Original (para Chris Sparling), Mejor Sonido (James Muñoz, Marc Orts y Urko Garay) y Montaje, para su director, Rodrigo Cortés. La única cinta de época que pugnaba en esta edición, Lope, de Andrucha Waddington, consiguió dos galardones: Mejor Canción Original parar a Jorge Drexler por Que el soneto nos tome por sorpresa, y Mejor Vestuario.

Y también precedida por un estreno exitoso internacionalmente, Chico y Rita, la colaboración entre dos pesos pesados como son Fernando Trueba y Mariscal, se llevó el Goya a la Mejor Película de Animación. Una cinta que les ha llevado 6 años y donde rinden homenaje a la cultura cubana y a la música. Bicicleta, cuchara, manzana, de Carles Bosch, que recoge la lucha de Pasqual Maragall contra el Alzheimer, se alzó como la Mejor Película Documental.