Público
Público

'El Ministerio del Tiempo' regresará con un episodio que Alfred Hitchcock habría querido dirigir

La tercera temporada de 'El Ministerio del Tiempo' cuenta con un primer episodio en el que la figura histórica protagonista es el director de cine británico, presente en cuerpo y alma. Los homenajes, guiños y referencias a su filmografía son constantes en un capítulo que no defraudará a los 'ministéricos'. La fecha de estreno sigue siendo un misterio.

Publicidad
Media: 3.10
Votos: 10
Comentarios:

Una imagen del primer capítulo de la tercera temporada de 'El ministerio del tiempo' con el actor José Manuel Egido (centro) caracterizado como Hitchock.

Si Alfred Hitchcock hubiese podido dirigir un capítulo de El Ministerio del Tiempo habría sido este, Con el tiempo en los talones, el que sirve como arranque de una tercera temporada que será distinta por muchas razones. Porque ya no estará Julián (Rodolfo Sancho), porque vuelve Pacino (Hugo Silva) y porque hay más presupuesto. Lo que no varía, a tenor de lo visto en el primer episodio, es la calidad de los guiones, el buen hacer en la dirección, el amor por la historia, la cuidada factura y el sentido de la aventura que siempre ha impregnado esta serie.

En cuanto a los cambios, los dos primeros se resuelven rápido, unas líneas de guion, unas pocas escenas y a otra cosa. Solventado esto, era un trámite por el que había que pasar, y con Pacino de nuevo como parte de la patrulla junto a Alonso (Nacho Fresneda) y Amelia (Aura Garrido), la tercera temporada entra en materia con un capítulo que rezuma cine por los cuatro costados.

La figura histórica elegida para este arranque es Alfred Hitchcock, al que interpreta un José Ángel Egido que da sobradamente el perfil para el personaje ayudado por una sutil caracterización. Se sabía ya de su aparición en la pantalla desde hace meses, con aquellas primeras imágenes que anunciaban el inicio de rodaje. Lo que se desconocía entonces es que la presencia del mago del suspense sería omnipresente, en cuerpo y alma.

El director está como personaje, pero también en las muchas referencias que se hacen a su cine a lo largo de todo el capítulo. Desde el título, claro homenaje a una de sus películas más emblemáticas, hasta el vestuario y la peluquería. Nada se ha dejado al azar y ver Con el tiempo en los talones se convierte en una suerte de juego de pistas en busca de las continuas referencias a la filmografía de Hitchcock. Las de Vértigo son las centrales, porque era la película que el director británico nacionalizado estadounidense presentó en su visita al Festival de San Sebastián en 1958, pero no es la única. Psicosis, Los pájaros, La soga, La ventana indiscreta…

La misión de la patrulla consiste en mantener a salvo a Hitchcock durante su estancia donostiarra. En plena Guerra Fría, la figura del director se convierte en una pieza clave del engranaje de la historia. Si los rusos consiguen su objetivo, la historia se irá al traste y el Ministerio, Pacino, Alonso y Amelia no pueden permitirlo. A los mandos, Marc Vigil. Pero parece que tuviese al lado al mismísimo Alfred Hitchcock como ayudante de dirección. Si el mago del suspense hubiese tenido la oportunidad de dirigir un episodio, habría sido este. Seguro. No solo porque salga él —sabida es la afición que tenía el director por aparecer en sus propias películas—, o porque Aura Garrido podría ser su Tippi Hedren y Hugo Silva, su James Stewart, sino porque la historia que cuenta y cómo se cuenta tiene mucho del modus operandi del director de Psicosis.

La historia capitular es esa, proteger a Hitchcock, pero hay otra que se trenza durante el episodio que se irá desarrollando a lo largo de una tercera temporada que aún no tiene fecha oficial de estreno. Todo apunta a que será este mes de mayo, aunque no hay nada confirmado aún salvo que el primer episodio de la nueva tanda no defraudará a los ministéricos.

El Ministerio del Tiempo se puso a sí misma, y al resto de la ficción española, el listón muy alto. Arriesgó en su día y sigue haciéndolo tratando al espectador como alguien inteligente. ¿Se puede disfrutar de este capítulo sin conocer al dedillo la filmografía de Hitchcock? Claro. Es uno de los grandes aciertos de El Ministerio del Tiempo, las muchas capas de las que consta cada aventura. Aunque si se es fan del director el gozo será aún mayor.

La cuestión del aumento de presupuesto asociado a la alianza con Netflix se nota desde el primer minuto, en especial con una mayor presencia de efectos visuales y muchos exteriores sin olvidar, eso sí, las pequeñas lecciones de historia (¿De dónde viene la expresión 'como Pedro por su casa’?) y ese humor con continuas referencias a la actualidad (¿Qué tiene que ver Hitchcock con Antonio Banderas?). El Ministerio del Tiempo es el que es, con más o menos presupuesto.