Público
Público

Una mirada artística a lo que quedó tras el 11-S

Diez años después, una exposición simultánea en Nueva York, Barcelona, Madrid y Londres saca a la luz los restos con las fotografías de Francesc Torres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Restos de las Torres Gemelas y de lo que quedó del complejo de oficinas World Trade Center tras el atentado del 11 de septiembre de 2001 saldrán a la luz por primera vez desde su retirada de la Zona Cero, y lo harán a la vez en Barcelona, Madrid, Nueva York y Londres.

La exposición La memoria fragmentada. 11-S NY. Artefactos en el Hangar 17 recoge en una instalación las fotos que el fotógrafo Francesc Torres hizo durante cinco semanas de mediados de 2009 en un hangar del aeropuerto JFK de Nueva York. Ese espacio de 24.000 metros cuadrados fue habilitado para conservar los restos para un futuro memorial.

Los restos de las Torres Gemelasse guardaban en un hangar del JFK

El fotógrafo cuenta que 'el 11 de septiembre de 2001, a las 8.46 de la mañana, estaba frente a la ventana de un apartamento a dos manzanas del World Trade Center, cuando, de repente, se acabó el siglo XX'. Cinco años después, en 2006, volvió a la gran manzana como catedrático invitado de la Universidad de Nueva York. Fue entonces cuando 'una persona que trabaja para la ciudad y sabe de qué pie cojeo' le informó de la existencia del hangar. Después de muchas negociaciones, pudo ir a verlo.

'No podía haber mejor museo que aquello', asegura Torres. Dos comisarios habían catalogado las piezas y protegido las más sensibles a la humedad. El fotógrafo cuenta que había restos arquitectónicos de 30 metros de largo, ropa, estatuas de los Looney Tunes de la tienda de la Warner, vehículos. 'El taxi me obsesionó. Era el típico taxi de Nueva York y le habían arrancado el techo para sacar a quién hubiera dentro', explica Torres.

La muestra coincide en tres ciudades que han sido víctimas del terrorismo

Josep Ramoneda, director del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, que organiza la muestra, destaca la recuperación de la memoria histórica de Torres. El artista asegura que nunca se verán las imágenes de las víctimas, pero en cambio 'aquí no hemos conservado ni un tornillo de Atocha'.

Las otras tres ciudades donde se exhibe la muestra de forma simultánea son víctimas del terrorismo islámico. Torres buscaba poder mostrar algo tangible, pero cuenta que necesitó meses de negociaciones 'porque seguían siendo pruebas forenses'. En Barcelona se expone un fragmento de una escultura de Calder que fue recortada porque 'las vigas y el arte se confundían'.