Público
Público

INFORME SOBRE CULTURA La mitad de la población del Estado español no consume ningún producto cultural

Una cruda realidad. Las disparidades geográficas son brutales, explica el catedrático de Comunicación Audiovisual Enrique Bustamante, director de un informe de la Fundació Alternatives, presentado en el IVAM, que pone el acento, sobre todo, en la falta de recursos. "Uno puede encontrarse con 200 euros de inversión por ciudadano al año en el País Vasco y con 17 euros en Canarias u 8 en Balears", señala.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

Carme Alborch i Enrique Bustamante en la presentación del informe sobre el estado de la cultura

Un icono de la València cultural como el IVAM (Institut Valencià d'Art Modern) ha sido el lugar escogido por ACICOM (Associació Ciutadania i Comunicació) para presentar el "Informe 2016 sobre el estado de la cultura en España. Igualdad y diversidad en la era digital". Se trata del cuarto estudio elaborado por el ObservatoriI de Cultura I Comunicació de la Fundació AlternativEs y ha contado con la presencia de referentes valencianos como Carme Alborch, ex Ministra de Cultura, Jaime Torres, Director General de l’ESAT (Escuela Superior de Arte y Tecnología) y Carmen Amoraga, Directora General de Cultura de la Generalitat Valenciana.

El objetivo principal del informe es "revisar los desafíos a los que nos enfrentamos en un momento de grandes transformaciones tecnológicas que afectan a nuestra manera de comunicarnos y de participar en la cultura. Para saber dónde estamos y avanzar hacia el reconocimiento del valor de la cultura en nuestra sociedad, planteándonos el acceso a la Cultura por parte de la ciudadanía como un Derecho Fundamental".

La Fundació AlternativEs, es un think tank de pensamiento que en el ranking que elabora la Universidad de Pensilvania se coloca en el puesto número 40 a nivel europeo, entre 1.800, lo que revela el mérito que tiene la mención debido a la escasez de recursos con los que cuentan esas instituciones en el Estado español.

El informe, que abarca todas las áreas de las industrias culturales y creativas a lo largo de 16 capítulos, analiza la situación cultural en todo el Estado y propone soluciones y mejoras.

Una cruda realidad

Si Enrique Bustamante, catedrático de Comunicación Audiovisual y director del Informe, planteaba "la cultura como conflicto" en el sentido de provocar, generar debate e incitar, la realidad es que la situación es crítica en el conjunto del Estado español.

Informe 2016 sobre estado de la cultura

Para Bustamante, "el estado de la cultura es agridulce, mejoramos en datos de facturación de mercado pero en ningún sector hemos recuperado ni siquiera los niveles de facturación del 2008 ó 2009. Muchos de estos sectores han sufrido consecuencias por los recortes en cultura, el tratamiento fiscal discriminatorio y han dejado por el camino a miles de creadores, artistas... que no pueden vivir de su obra".

El director del informe considera esta "fractura brutal, a nivel de acceso de la población española, con un 48, 4 por ciento de españoles excluidos de los bienes culturales de pago y que viven sólo de la cultura gratuita, que es básicamente la radio y la televisión publicitaria. Es una fractura social muy grave, en valores de consenso y de formación permanente que puede tener consecuencias muy duras".

Sin diferencias por edades

Bustamante alerta de que lejos de la creencia de que los mayores son el colectivo más afectado, con el estudio han detectado que "no afecta sólo a tercera edad, sino también a jóvenes urbanos y con estudios, y por ejemplo en la franja de 14 a 34 años, el 38 por ciento de los mayores de 14 años no acceden en todo un año a ningún bien cultural".

"Las disparidades regionales son brutales" se lamenta mientras explica que "los recortes no han sido homogéneos, las regiones más ricas han disminuido menos el gasto cultural y las pobres lo han reducido más todavía, con lo que son distancias siderales. Uno puede encontrarse con 200 euros de inversión por ciudadano al año en el País Vasco y con 17 euros en Canarias u 8 en Balears".

Un germen peligroso

Y donde pone el dedo en la llaga es en materia de inmigración que afirma "lleva al paroxismo". Bustamante recuerda que los inmigrantes son más de cuatro millones y representan el diez por ciento de la población española, para advertir de que "todos los programas en términos educativos y culturales han caído a cero.

Estamos en un momento con el terrorismo..., en el que la integración... la sensibilidad es nula". Y los justifica con datos, todos los programas de 2007 a 2009 destinados a minorías, a la mujer y a la inmigración "han desaparecido".

Como nota positiva, apunta a "los nuevos ayuntamientos que han recuperado una actividad cultural, con inversión en cultura" y critica a las CC.AA y al Gobierno central por no haber seguido el mismo camino.

Pero no todo son nubarrones, "la esperanza está en el mundo digital con mayor perspectiva de acceso, con abaratamiento de costes y de expresión creativa...aunque con problemas, el proceso de concentración está siendo tan rápido que las bases de datos, las webs que se crean tiene pocas opciones sin apoyo público de llegar a los ciudadanos", concluye.

Un responsable: el Ministerio de Cultura

Inmaculada Ballesteros, Directora del Observatorio de la Cultura y la Comunicación de la Fundación Alternativas ha presentado un resumen exhaustivo de las tareas pendientes que tiene que afrontar el Ministerio en materia de cultura.

Es rotunda. "Es alarmante, tenemos un problema gravísimo con una ciudadanía desvinculada del consumo de cultura, que es mantener sus raíces y la diversidad que enriquece este país". Para Ballesteros, hay que "despertar el espíritu crítico de la ciudadanía, para que no se duerma y defienda sus derechos".

¿Y qué explica esta situación? "Las causas económicas ya que los precios no permiten a rentas más bajas tener acceso a bienes y servicios culturales y por otro lado la localización geográfica. No hay oferta en municipios más pequeños, por ejemplo el consumo en Madrid y Barcelona de artes escénicas es mayoritaria con salas llenas, llega gente de toda España no es sólo el público local. O no tienen nada cerca o no les interesa la oferta", sentencia.

Y la recomendaciones para enderezar el rumbo tienen, según Ballesteros, varias vías que apuntan todas al Ministerio de Cultura. "Hay que reducir el IVA cultural, porque no se puede mantener al 21 por ciento, hay que garantizar acceso mayoritario a la cultura con medidas fiscales. Por otro lado está la cuestión educativa, es necesario introducir en los planes de estudio los hábitos escolares: ir a una audición, ir a una biblioteca, ir al cine, ir al teatro... todo tiene que formar parte del sistema educativo.

Sede del Institut Valencià d'Art Modern, IVAM

Para construir públicos que puedan decidir qué cultura les interesa. Sin olvidar la cultura de base, los presupuestos del cultura están en los entes locales y la oferta debe adaptarse a lo que la ciudadanía demanda. Esa cultura de base articula también el territorio".

La perspectiva de género

Patricia Corredor, doctora en Ciencias de la Información y profesora en la Universidad "Rey Juan Carlos" de Madrid, ha sido la coordinadora de la encuesta realizada a los agentes culturales españoles y coautora del apartado dedicado a la perspectiva de género en la cultura. Desde la perspectiva de las mujeres creadoras culturales.

Corredor destaca que se produjo "un avance muy notable de la doctrina internacional. En España vivimos momentos esperanzadores en 2007 con la aprobación de la Ley Orgánica de Igualdad, que contemplaba la presencia de mujeres en el ámbito cultural y en el proceso de al sociedad de la información. Pero a partir de 2010 y de 2011 por los recortes y la falta de interés del gobierno de Rajoy, estos planes estratégicos se han desmantelado y supone un notable retroceso".

Corredor prosigue en su crítica: "se reproducen situaciones donde la desigualdad de la mujer es evidente. Como el famoso techo de cristal que a medida que avanzamos en la escala jerárquica disminuye la participación de mujeres tanto en cargos directivos como en visibilidad. En formación cada vez hay más mujeres, pero retrocede su presencia en el empleo cultural".

"Es preocupante dentro de las artes y de la cultura, pero no en la sociedad de la información, donde es un tipo de formación mayoritariamente masculino", aclara Corredor, porque "la formación en artes y cultura cuenta con más de un 60 por ciento de mujeres pero la presencia en la sociedad de la información es minoritaria".

La crisis se ha cebado con las mujeres que en el 2009 representaban un 40 por ciento del empleo cultural y en la actualidad se ha perdido empleo femenino.
Y en positivo, Corredor destaca la "lenta carrera por la igualdad a través de asociaciones de mujeres dentro de todos los ámbitos de la cultura. Las mujeres se han unido para defender su derechos" apostilla.

Un informe no exento de crítica

Sin duda el informe sorprende por el panorama que describe, pero a alguno de los asistentes le ha sorprendido la ausencia de un análisis más exhaustivo en aspectos como las lenguas y cultura de Catalunya, País Valencià, Galicia o Euskadi. Críticas hacia un enfoque centralista del que los autores han tomado nota, para corregir en futuros informes.