Público
Público

Muere el actor Tony Curtis

Fue una de las estrellas más taquilleras de los años 50 y uno de los playboys más activos de Hollywood. Participó junto con Marilyn Monroe y Jack Lemmon en 'Con Faldas y a lo Loco'. Ha fallecido a los 85 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tony Curtis, cuyo porte y dotes para la actuación le convirtieron en una de las estrellas de Hollywood con títulos como Con faldas y a lo loco y El dulce sabor del éxito, ha muerto en su casa en Nevada, dijo el jueves la cadena ABC News. La hija del actor, la también actriz Jamie Lee Curtis, confirmó el fallecimiento de su padre a la web ETOnline. Curtis fue víctima de un paro cardíaco, según confirmaron fuentes forenses a la prensa especializada.

El actor arrastraba problemas de salud desde hacía tiempo: el pasado mes de julio, el intérprete norteamericano tuvo que ser hospitalizado en Las Vegas, debido a problemas respiratorios.

Curtis, cuyo nombre real era Bernard Schwartz, alcanzó la fama por películas como Con Faldas y a lo Loco, donde compartía pantalla con Marilyn Monroe y Jack Lemmon; Espartaco, a las órdenes de Stanley Kubrick; y Fugitivos, junto con Sidney Poitier, por la que recibió una nominación al Oscar al dar vida a un presidiario racista que se fuga de la cárcel encadenado a otro negro. Fue una de las estrellas más taquilleras de los años 50 y se encontraba entre los playboys más activos de Hollywood.

La revista Saturday Review le calificó como 'un fenómeno inusual'

Sin embargo, su carrera tuvo comienzos difíciles. Su primer papel protagonista fue en Su Alteza el ladrón en 1951 y los críticos se cebaron con Curtis, que interpetaba a un príncipe árabe con un fuerte acento neoyorquino. Aún así, la maquinaria de hacer estrellas de Universal Pictures y las revistas de adolescentes convirtieron a Curtis en una celebridad y al público le encantó el atractivo moreno de sonrisa pícara.

En unos años, Curtis había mejorado lo suficiente como para que la revista Saturday Review le calificara como 'un fenómeno inusual, una auténtica personalidad de la pantalla que, a través de un trabajo duro, se ha convertido en un actor de considerable sutileza y alcance'.

Otras interpretaciones notables fueron El dulce sabor del éxito, en el que da vida a un agente de publicidad adulador, Houdini, Trapecio, Operation Petticoat, El estrangulador de Boston, Los vikingos y El gran impostor.  Curtis hizo más de 140 películas, mezclando comedia y drama, pero parte de su vida estuvo llena de películas menores y de problemas con el alcohol y la cocaína.

Bernard Schwartz nació en Nueva York en el seno de una familia de inmigrantes húngaros el 3 de junio de 1925. Dejó los estudios para enrolarse en la Marina en la Segunda Guerra Mundial, donde sirvió en un submarino, y después se preparó para ser actor. Curtis era conocido por ser exigente cuando estaba en lo más alto y el productor de televisión Lew Gallo le llamó 'un chico impetuoso'.

Tan fascinante para sus seguidores como sus actuaciones fue su vida privada: era un mujeriego empedernido entre cuyas novias figuran Marilyn Monroe y Natalie Wood. Se casó seis veces, la primera de ellas con la actriz Janet Leigh, en una unión que luego admitió que fue en parte por su valor publicitario. Jill Vandenber fue su última esposa, con la que contrajo matrimonio en 1998. Entre medias también tuvo que hacer frente a dramas familiares como la muerte de su hijio mayor, a los 23 años, por una sobredosis de drogas.