Publicado: 27.12.2013 12:01 |Actualizado: 27.12.2013 12:01

Muere la actriz Elvira Quintillá, la maestra Eloísa de 'Bienvenido Míster Marshall'

Viuda de José María Rodero, tenía 85 años y trabajó a las órdenes de Berlanga, Bardem y Camus. Fue una de las intérpretes pioneras de la televisión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La actriz Elvira Quintillá, la maestra épica maestra Eloísa de ¡Bienvenido Mister Marshall!, falleció este viernes en Madrid a los 85 años.

Elvira Quintillá fue una gran actriz, una pionera en la televisión española de los años sesenta, presente en las películas fundamentales de directores como Juan Antonio Bardem, Luis García Berlanga y Mario Camus, que, sin embargo, decidió pasar a un segundo plano tras casarse con el también actor José María Rodero.

Nacida en Barcelona el 19 de septiembre de 1928, desde muy temprano se sintió atraída por la escena por lo que a los 12 años obtuvo el carnet profesional. Se integró en la compañía de Mariquita Guerrero-Fernando Díaz de Mendoza y con ella representó en 1941 su primera obra como profesional, La venta de los gatos, a la que siguieron Locura de amor y La malquerida. Más tarde hizo giras por España y trabajó en Madrid.

Estuvo también en la compañía de Tina Gascó y en la de Rafael López Somoza, donde conoció al actor José María Rodero, con quien se casó el 2 de julio de 1947 en Madrid. Viajaron juntos de gira artística a Buenos Aires formando parte de la compañía María Guerrero. Durante tres meses representaron Plaza de Oriente, así como las obras Los endemoniados, Dulcinea y El caso de la mujer asesinadita.

De vuelta a España abandonó temporalmente su trabajo para dedicarse a sus hijos, Cristina y José María. Del teatro estuvo ausente durante el periodo 1972-1982, volviendo al mismo para protagonizar la obra de Chéjov La gaviota bajo la dirección de Manolo Collado y junto a María Asquerino, amiga y compañera con la que había comenzado su carrera artística.

El mismo año de su debut profesional en el teatro tuvo su primera oportunidad cinematográfica con Los millones de Polichinela (1941). Después protagonizó otras películas como Esa pareja feliz (1953), de Bardem/Berlanga; Bienvenido Mr. Marshall (1953), de Berlanga; Plácido (1961), también de Berlanga; Un día perdido (1954), de Forqué y Manicomio (1954), de Fernando Fernán-Gómez.

Fue hace sesenta años cuando dos amantes del cine, Luis García Berlanga y Juan Antonio Bardem, rodaron una película cuyo argumento, escrito por el segundo, era una fábula sobre el Plan Marshal que nunca llegó a España. Tras este tiempo, el film se ha convertido en el más emblemático de la historia del cine español, a pesar de que fue rodada con muy pocos medios y en una época en que la censura lo dominaba todo.

Quintillá daba vida a la señorita Eloísa, la maestra del pueblo en este film que rodó junto a Lolita Sevilla, en el papel de Carmen Vargas, quien falleció el pasado día 16. La actriz no pudo rodar una de las escenas de la película, el sueño de la maestra, porque los productores afirmaron que no era posible encontrar jugadores de rugby americanos de dos metros, rubios y atractivos en el Madrid de entonces, para que hicieran una melé encima de ella.

En 1982 Quintillá formó parte del reparto del film La colmena, de Mario Camus, junto a una veintena de conocidos artistas. Esta película, basada en la novela homónima de Camilo José Cela y León de Oro del Festival de Cine Internacional de Berlín en 1983, fue designada Película de Oro en el Festival de Cine Español de Málaga, que se celebró el pasado mes de abril.

Tras un paréntesis en su trayectoria cinematográfica, en 1998 participó en la película Junts, dirigida por la catalana Mireia Ros, que cuenta la historia de dos personas mayores que deciden fugarse de una residencia de la tercera edad para reclamar mayor atención de sus respectivas familias e hijos. Además, participó junto con el director Juan Carlos Duarte en el guión del documental Rodero, el actor, que se estrenó en septiembre de 2001, diez años después de la muerte del actor con el que tuvo dos hijos.

Pionera del blanco y negro, tuvo grandes éxitos en la televisión tanto interpretando personajes dramáticos como de cariz cómico. En ese medio actuó en obras como Leocadia, Tercero izquierda, Calígula, y en las series Una mujer de su casa, con la que obtuvo prestigio, y Escuela de maridos que le dio gran popularidad.

Tras un período de tiempo apartada de Televisión Española, en 1977 volvió de nuevo al medio, después de mantener por algún tiempo un negocio de perfumería, y protagonizó Ecos de sociedad junto a Jesús Puente, bajo la realización de Gabriel Ibáñez. Años después, en marzo de 1988 participó en el homenaje que se ofreció a la actriz Azucena Hernández con la obra que se estuvo representando en el Teatro Bellas Artes Enrique IV, de Pirandello.

La capilla ardiente de la protagonista de series televisivas como Escuela de maridos quedará instalada esta tarde en el tanatorio de la M-30 de Madrid y su entierro tendrá lugar mañana en la capital española.