Público
Público

Muere el cineasta Blake Edwards a los 88 años

El cineasta estadounidense dirigió películas como 'La pantera rosa' o 'El guateque'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cineasta estadounidense Blake Edwards, director de películas como La pantera rosa o 10, murió hoy a los 88 años en Brentwood en California, según ha confirmado su representante.

Edwards ha sido un director de cine alabado por su estilo visual, en los que combinaba los mejores elementos de la comedia, siempre con un trasfondo de drama. El director llegó a afirmar que habría sido incapaz de afrontar muchos momentos de su vida 'si no hubiera sido por la comedia'.

La calidad de sus películas, más de medio centener como escritor, director y productor, fue un tanto irregular, aunque en su portafolio destacan éxitos como Días de vino y rosas y Desayuno con diamantes, donde demostró una versatilidad muchas veces pasada por alto.

Pero el éxito de taquilla de su Pantera Rosa, junto a un histriónico Peter Sellers, como el torpe inspector francés Clouseau, le valieron el reconocimiento unánime. Una pareja de director y actor que tuvo su momento cumbre en la loca comedia de 1968 El guateque.

Muchas de sus comedias danzaron enter la risa y la introspección, algo que demostró en su particular 10, reflexionando sobre la crisis de un hombre de mediana edad protagonizado por Dudley Moore, convirtiéndose en el mayor éxito de taquilla de Edwards. 

Edwards nació en Tulsa, Oklahoma, el 26 de julio de 1922. Después de iniciar su carrera cinematográfica, destacando también en proyectos en televisión, Edwards recibe un auténtico regalo cuando John Frankenheimer se retira de Desayuno con diamantes y Audrey Hepburn le admite como 'su director'. En esta adaptación de la novela de Truman Capote, Edwards consigue crear una obra que navega entre la comedia burbujeante y el drama, convirtiéndose en un gran éxito de crítica y taquilla.

El drama sobre el alcoholismo de Días de vino y rosas también fue muy elogiado, consiguiendo que sus estrellas Jack Lemmon y Lee Remick fueran nominados al Oscar en 1963. La comedia de 1964 La pantera rosa, centró a Edwards en la comedia slapstick, un camino del que se saldría ya en raras ocasiones.

Su trabajo posterior durante los próximos años en filmes irregulares como ¿Qué hiciste en la guerra, papi?, la sobrevalorada La carrera del siglo o Darling Lili (protagonizada por su mujer Julie Andrews) recibieron críticas dispares y no funcionaron en la taquilla.

No fue hasta 1974 cuando con El regreso de la Pantera Rosa y otras secuelas, Edwards volvió a los primeros puestos de la taquilla. Su inconfundible estilo, mezcla de farsa y situaciones vergonzosas e incluso violentas o escatológicas, con una manera de construir un chiste visual mediante una larga secuencia sin cortes, convierten a Edwards en un ejemplo icónico que ha servido de plantilla a las nuevas generaciones de cineastas.