Público
Público

Muere el coreógrafo Merce Cunningham a los 90 años de edad

El bailarín falleció "por causas naturales" en su casa de Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El famoso coreógrafo y bailarín estadounidense Merce Cunningham falleció ayer a los 90 años en su casa de Nueva York, según ha informado un portavoz de la Fundación que lleva su nombre.

El comunicado enviado por la Fundación indicaba que 'ha muerto en su casa, por causas naturales', y que el suceso se produjo en la noche del domingo al lunes.

Merce Cunningham nació en Centralia (Washington) el 16 de abril de 1919. Primero como solista, más tarde dirigiendo la fundación, dedicó la mayor parte de su vida a crear coreografías y a formar a los que compartían su afición.

Su interés por la danza se hizo evidente muy temprano. Cuando tan sólo tenía 18 años, ingresó en el Instituto Cornish en la ciudad de Seattle (Washington) para estudiar teatro y danza.

Fue allí donde coincidió con el músico John Cage, con el que entabló una gran amistad. Como decía el comunicado de la Fundación, juntos dieron paso 'a nuevas maneras de percibir y experimentar el mundo'.

Tras su paso por el Instituto Cornish, Cunningham estudió en la universidad de Bennington, donde Martha Graham impartía clases y le captó para su compañía como primer bailarín. En 1944 presentó su primera coreografía en Nueva York.

Después de haber sido profesor en el 'American Ballet' (1949-1950), el coreógrafo fundó su propia compañía de danza, la Fundación que hoy lleva su nombre.

En 1964 obtuvo grandes éxitos en París y Londres, lo que le hizo más conocido de cara a la crítica y al público. A partir de esa fecha, su nombre empezó a ser conocido y empezó a trabajar más con las nuevas tecnologías, característica que le acompañaría durante toda su carrera.

Su trabajo ha sido recompensado en múltiples ocasiones: En 2005 ganó el Praemium Imperiale en Tokio, y en Francia fue nombrado comandante de la Orden de las Artes y las Letras en 1982, Caballero primero en 1989 y, quince años después, Caballero oficial de la Legión de Honor.

Cunningham, que cumplió 90 años el pasado abril, quiso que su compañía estuviera preparada para ese momento y decidió que, tras su fallecimiento, sus bailarines comenzaran una gira mundial de dos años y que el grupo se disolviera después.

El comunicado que ha emitido la Fundación reconoce la labor de Cunningham, y hace referencia a las grandes coreografías que deja el artista. 'Merce ha dejado una marca indeleble en nuestra creatividad y cultura colectiva. Su legado resonará en el mundo de la danza ahora y más allá de las generaciones venideras'.