Publicado: 11.09.2016 15:53 |Actualizado: 11.09.2016 15:53

Muere la enfermera que protagonizó el beso de celebración el día que terminó la II Guerra Mundial

Una fotografía recubierta de mito y polémica con la que se pretendió resumir la alegría del fin de la contienda. Hasta 2012 no se supo con certeza la identidad de los protagonistas. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
BESO. ALFRED EISENSTAEDT / REUTERS

La instantánea, tomada en el corazón de Times Square, sigue siendo conocida setente años después. ALFRED EISENSTAEDT / REUTERS

MADRID.— La celebración perfecta al fin de seis penosos años de guerra. El presidente Truman anunció a las siete de la tarde del 14 de agosto que la II Guerra Mundial había terminado. Victoria estadounidense. El centro de Nueva York bullía felicidad desde mucho antes de que fuera oficial. Esa fecha pasaría a la historia como el V-J Day (Victory over Japan Day). Con la adrenalina del momento, un marinero recién aterrizado agarró a una enfermera y le estampó un beso inmortalizado por el ojo de Alfred Eisenstaedt. Fue el beso de dos perfectos desconocidos que la revista Life popularizó como la victoria del amor frente a la guerra. Hoy, 71 años después, ha muerto la famosa enfermera.

Pasaron muchos años en los que no se supo con certeza quiénes eran los dos protagonistas. Por fin, en 2012, la misma revista confirmó sus nombres: Greta Zimmer Friedman y George Mendonsa. Ella en realidad era asistente dental. Justo salía de la clínica donde trabajaba dirección a Times Square para ver si era verdad la noticia. 

Hasta 2012 hubo mucha controversia sobre la verdadera identidad de ambos protagonistas

“De repente, me agarró un marinero. No fue tanto un beso como un acto de celebración: él ya no tenía que volver al Pacífico, al frente donde había combatido. Me tomó en brazos porque me vio vestida como una enfermera". No fue algo romántico sino una forma de agradecimiento al saber que todo había terminado. George venía de Rado City Hall. "Interrumpieron el show para decir que la guerra había acabado. Salí fuera, estaba exultante, vi a una enfermera y la besé por pura alegría”.



Lo cierto es que siempre ha habido cierta controversia sobre la identidad de los fotografiados. De hecho, hasta la investigación de la revista Life, se creía que la enfermera era Edith Shain, una profesora de educación infantil de Beverly Hills y que falleció en 2010, a los 91 años.  También levantó polémica cuando varias asociaciones feministas reclamaron la retirada de una estatua que recreaba el momento bajo la acusación de que "no se puede permitir que un asalto sexual sea erigido un símbolo de la paz".