Público
Público

Muere Ken Russell, el director que provocó al cine británico

Asiduo en la televisión inglesa, para la gran pantalla dirigió 'Mujeres enamoradas' (1969) y 'La casa Rusia' (1990), entre otros filmes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cineasta británico Ken Russell, director de películas como Mujeres enamoradas (1969) o La casa Rusia (1990), ha muerto en el Reino Unido a los 84 años, informó hoy su hijo Alex. Alex Rusell indicó que su padre, autor también de controvertidos filmes como Los demonios (1971), falleció en un hospital el domingo mientras dormía. La familia no ha facilitado de momento más detalles sobre la muerte del director, que también dirigió en 1975 la película Tommy, inspirada en el musical teatral sobre el grupo The Who. El director fue nominado a un Oscar en 1969 por Mujeres enamoradas, basada en la novela de DH Lawrence, por la que consiguió una estatuilla la actriz inglesa Glenda Jackson.

Michael Winner, realizador británico que dirigió a Marlon Brando en Los últimos juegos prohibidos, en 1972, rindió hoy tributo a su colega fallecido al afirmar que hizo 'una contribución única' a la industria cinematográfica del Reino Unido. 'Su aportación a la televisión y al cine en este país es absolutamente única. Los llevó a áreas desconocidas hasta entonces', afirmó. Winner reveló que Russell había sufrido 'una enfermedad terrible' durante algún tiempo. También dijo que el director, muy conocido en este país por su trabajo para televisión, era 'una persona muy alegre y bienintencionada'.

Nacido en Southampton al sur de Inglaterra el 3 de julio de 1927, Henry Kenneth Russell sirvió en la Real Fuerza Aérea británica antes de dedicarse a la televisión tras un breve paso por la fotografía y el baile.

De 1959 a 1970 trabajó frecuentemente para la cadena pública BBC, a menudo dirigiendo documentales o largometrajes sobre músicos o compositores, como Elgar (1967) o The Debussy film (1965). Su película más influyente en este periodo fue Pop goes the easel (1962), sobre el arte pop, con un estilo psicológico que inspiraría a directores de la época como Stanley Kubrick, quien posteriormente dirigiría La naranja mecánica.

En la década de los 70 se introdujo en el mundo del cine, y su película Mujeres enamoradas, protagonizada también por Oliver Reed, rompió el tabú sobre la desnudez frontal masculina. Reed, asiduo colaborador del director, actuó además en Los demonios, un filme sobre un sacerdote noble frente a una Iglesia y Estado corruptos que fue censurado parcialmente en EEUU.

Su remake del musical El novio le valió a la supermodelo Twiggy, musa artística en los años 60, dos Globos de oro. Una de sus últimas grandes producciones cinematográficas en la década de los 90 fue La casa Rusia, protagonizada por Sean Connery y Michelle Pfeiffer, tras lo cual Russell volvió a centrarse en la televisión y de vez en cuando hizo algún papel de actor.