Público
Público

Muere el Maestro Reverendo

Tenía 57 años. Formó tándem durante más de 20 años con El Gran Wyoming

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El músico y compositor madrileño Ángel Muñoz Alonso, conocido artísticamente como el Maestro Reverendo, compañero durante más de veinte años del showman José Miguel Monzón, El Gran Wyoming, ha fallecido esta mañana a los 57 años, según fuentes próximas al artista.

Aunque su faceta más conocida ha sido poner la banda sonora a las actuaciones del Gran Wyoming, El Reverendo ha sido arreglista, compositor y músico de estudio para innumerables grupos y cantantes, desde sus comienzos, con el grupo Desmadre 75 junto a Moncho Alpuente, que hiciera popular la célebre Saca el güisqui cheli.

También junto al Gran Wyoming formó parte del grupo Paracelso, con el que en 1978 y 1979 ganó las dos primeras ediciones de los legendarios Premios Rock Villa de Madrid con El Rock del trapichero. Ahí comenzó el tándem Wyoming-Reverendo, con un trayecto de más de veinte años recorriendo los garitos de toda España, como el espectáculo fijo del mítico bar La aurora, de la calle Luna de Madrid, y dejando huellas imborrables en los diversos canales de televisión.

Pianista virtuoso, devoto de su Hammond, dominaba todos los palos

Pianista virtuoso, devoto de su Hammond, dominaba todos los palos, desde la música contemporánea hasta el jazz o el rock garajero. Maestro Reverendo, que nunca llevó alzacuellos, ha sido arreglista de artistas como Miguel Ríos, Siniestro Total o Los Ronaldos y ha compuesto numerosas bandas sonoras para el cine y la televisión, como Sé infiel y no mires con quien, La mujer de tu vida o Un paraguas para tres. Y en algunas ocasiones, como en la película Lulú de noche, de Emilio Martínez Lázaro, participando como extra sin frase, aunque nunca pronunciaba palabra.

También puso música en falso directo a Caiga quien caiga, un programa que aguantó más de seis años en antena y que le convirtió 'quizá a su pesar', en un rostro reconocible. Antes, acompañó a su amigo en El peor programa de la semana y, después, en La azotea de Wyoming.

Sin embargo, 'su larga trayectoria no le ha impedido seguir siendo un músico de minorías, de los pocos que han podido permitirse el lujo de mantenerse al margen del puro mercado', indican las fuentes en un comunidado. Desde 2003 se encontraba retirado en tierras gallegas y apartado de la vida pública.