Publicado: 16.10.2015 18:40 |Actualizado: 16.10.2015 18:40

“Las mujeres encontramos en Virginia Woolf algo que es un tesoro”

Laura Freixas, gran especialista en la autora de ‘Una habitación propia’, dirige un seminario este sábado sobre su obra y el Grupo de Bloomsbury, “antecedente de la contracultura, crítico con los valores del capitalismo y pionero en feminismo y libertad sexual”.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
woolf

Cartel del seminario sobre Virginia Woolf que tendrá lugar en la Fundación Entredós.

MADRID.- “Las mujeres encontramos en Virginia Woolf algo que es un tesoro”, asegura Laura Freixas, que este sábado 17 de octubre vuelve a ‘reunirse’ con la autora de Londres y con su obra en el seminario Virginia Woolf: huerta, jardín y campo de batalla. Tras años estudiando sus textos y su historia, la escritora catalana explica que “en su trabajo hay algo que es escaso y, por tanto, valioso y muy útil para las mujeres, algo que no suelen hacer los escritores hombres y es que ella ilumina las experiencias de las mujeres, lo que no han tratado los hombres porque no las conocen”.

Una introducción a la vida y a la obra de Virginia Woolf y el Grupo de Bloomsbury –presentación que Freixas anima también con imágenes- y una selección de textos –novela, diarios, memorias y ensayo- son la base del seminario que se celebra a los largo de siete horas en la Fundación Entredós y en el que los participantes analizan y comentan los escritos elegidos.



Crisis social y cultural

“Virginia Woolf y el Grupo de Bloomsbury dan pie para hablar de muchas cosas. Ellos fueron centro del movimiento cultural, social y político. Fueron el antecedente de la contracultura, la ecología. Era un grupo crítico con los valores del capitalismo, aunque es verdad lo que les achacan, que ellos eran rentistas… También fueron pioneros en cuanto a feminismo y a libertad sexual, practicaban la homosexualidad y bisexualidad con naturalidad, estaban en contra del puritanismo…”

Si esto no fuera suficiente material de debate, que, evidentemente, lo es, y muy interesante, existe un prestigioso estudio que demuestra “que se habla más de Virginia Woolf en épocas de crisis social y cultural”. La escritora Laura Freixas reconoce que en tiempos como éste la mirada hacia los textos de Woolf es diferente. “En cada época se enfoca más algún aspecto de Virginia Woolf. Es interesante porque se habla más de ella en momentos en que se produce el choque entre la alta y la baja cultura, ella pertenecía a ambas. También en épocas donde se vuelve sobre los derechos de las mujeres, los años veinte, los sesenta y ahora otra vez”.

Una escritora magistral

La autora de ‘Una habitación propia’ da, en palabras de Laura Freixas, gran especialista en el tema, con “el miedo. Era una mujer insumisa que siempre ha inspirado mucho respeto intelectualmente y que, además, destaca por su feminismo y por su crítica a los valores del consumo y del éxito. Ella, como todo el grupo, despreciaba el éxito literario convencional”.

Presidenta de Clásicas y Modernas (Asociación para la Igualdad de Género en la Cultura), Laura Freixas reconoce que no se ha planteado la cuestión de si en el seminario en la Fundación Entredós –“fundación de mujeres… espacio feminista”- se admite o no a hombres. “Desgraciadamente no surge la cuestión porque los hombres rara vez se interesan por seminarios de mujeres hablando de otras mujeres”, admite Laura Freixas, que asegura que literariamente admira mucho a Virginia Woolf “porque, menos teatro y poesía, trató muchos géneros y es magistral en casi todos. Su ‘Diario íntimo’ es uno de los mejores o el mejor que conozco. Ella tiene una materia narrativa básicamente autobiográfica y lo trata en distintos géneros”.

El drama de mujeres artistas

Laura Freixas lleva años estudiando la figura y la obra de esta autora, su tiempo y su entorno. Duda mucho si tiene que elegir entre algunos de sus textos, aunque finalmente se decide por los diarios. Sin embargo y a pesar de su gran fascinación por ella confiesa que ha descubierto en los últimos años algo que no le gusta mucho de ella. “Reconozco que he descubierto su clasismo y eso no me gusta”.

“En su obra eso se ve en el tratamiento a las criadas, es condescendiente. Llega a decir que su cayera una bomba y les matara a ellos en lugar de a los criados… Esa convicción de que ellos valían más humanamente por ser de clase alta y por ser cultos es lo mismo que el machismo”, afirma Freixas.

El seminario “Virginia Woolf: huerta, jardín y campo de batalla” contiene la posibilidad de hablar de todas estas cosas y de algunas más. Seguramente también de ese tratamiento de los personajes femeninos que no existen en la literatura escrita por hombres. “Hay en su obra, por ejemplo, personajes de artistas mujeres cuyo drama es que no van a tomar en serio su obra precisamente por ser mujeres. También escribe sobre la experiencia de las amas de casa, personajes que los hombres solían tratar solo como adúlteras”.

Tras esta jornada dedicada a la autora londinense, Laura Freixas regresa a su propia escritura. Con el ensayo ‘El silencio de las madres. Y otras reflexiones sobre las mujeres en la cultura’ (Aresta, 2015) recién publicado, prepara la próxima aparición del segundo volumen de sus diarios, obra que inició con ‘Una vida subterránea. Diario 1991-1994’ (Errata Naturae, 2013).