Público
Público

Morente sueña con la Alhambra en el Palacio Real de Madrid

Dentro de la primera jornada de flamenco en los Veranos de la Villa el cantaor dio un concierto "sobrio y sencillo", tal y como lo había descrito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

El cantaor granadino Enrique Morente abrió a noche, en los Jardines de Sabatini de Madrid, la primera jornada de flamenco en los Veranos de la Villa con un concierto 'de sobriedad y sencillez', tal y como él lo ha descrito, utilizando para el cante los temas de 'Sueña la Alhambra'.

Con este espectáculo se iniciaba en Madrid, en el escenario habilitado junto al Palacio Real, la quincena de agosto que el festival Veranos de la Villa ha dedicado al flamenco, y en el que actuarán, entre otros, Antonio Canales, Lole Montoya, 'El Lebrijano', Esperanza Fernández y Diego Carrasco.

Morente, con su voz profunda y desgarradora, ha ofrecido un 'recorrido de calidad de cante para recordar al Madrid de siempre'. Entre las guitarras de David Cerrezuela y 'El Paquete' y acompañado por la percusión de 'Bandolero', el artista se ha movido entre los compases de dos de sus últimos trabajos: 'Sueña la Alhambra' y 'Pablo de Málaga'.

El público, que había agotado las entradas desde hace varios días, ha asistido a la actuación como si de alumnos se tratara en una lección de flamenco. Tranquila en sus asientos, tan sólo al final se ha arrancado la gente a animar al cantaor, que ha terminado de pie, con un 'Aleluya' laico, deshaciéndose en un final emocionante y de ritmo frenético.

Hasta entonces Morente había permanecido sentado en una silla de taberna negra junto a sus tres músicos y bajo la imponente fachada del Palacio Real de Madrid, un marco incomparable para disfrutar de la música en verano.

Tras un aperitivo de percusión y guitarra, los instrumentistas han puesto su talento al servicio del cantaor, que ha recogido la invitación de sus acompañantes para entonar poemas, ya fuera en fandangos, bulerías o soleares, inspirados por el amplísimo mundo del artista andaluz.

Los difíciles temas del 'Pablo de Málaga', nacidas del talento surrealista de Picasso, han acompañado a las letras más suaves y evocadoras del 'Sueña la Alhambra', un álbum que él imaginó como banda sonora de un documental y que se acabó convirtiendo en un ejercicio de maestría junto a los geniales Habichuela, Tomatito, Pat Metheny o Cheb Khaled.

Durante la hora y media que ha durado el concierto, pasados por el tamiz vocal de Morente, el público ha escuchado poemas de grandes literatos españoles, como San Juan de la Cruz, Luis Cernuda y Lorca. Precisamente este último, con sus 'Caretas de público' y 'La aurora de Nueva York', ha protagonizado dos de los temas que han despertado más aplausos en el patio de butacas.

La versatilidad del granadino, que en sus cuarenta años de cante ha tocado desde el flamenco más puro hasta la experimentación con el grupo de rock Lagartija Nick, ya es sinónimo de éxito en sus actuaciones.

Si, además, se encuentra arropado por la caja que cabalga 'Bandolero' y las doce cuerdas de sus dos guitarristas de hoy, Morente es capaz de salirse del guión de sobriedad que él mismo se había marcado y terminar la velada fundiendo el micrófono, ante un aplauso encendido y gritos de '¡eres un maestro!'.

Y es que, como él mismo ha dicho, actuar 'en estas noches hermosas de Madrid a las que cantaba Machado y en estos jardines maravillosos, inspira a cualquiera'.