Público
Público

La Ñ se hace un hueco en la Red

También se incoporan a las direcciones de Internet la l·l, la ç, las diéresis y las tildes //Los caracteres propios de otras lenguas siguen en el limbo informático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Edad Media vio nacer a la ñ. Su nacimiento se debió a razones económicas: el papel escaseaba, por lo que era un contrasentido continuar con la grafía latina nn.

La decisión fue tomada por los escribas e impresores de manera poco ortodoxa, pero imparable: contracción de ambas consonantes en una sola, que, puestas una encima de la otra, dieron lugar a la conocida letra española. Sencillo, pero no simple.Ahora el siglo XXI acaba de darle la venia a nuestra ñ para que aparezca en los dominios .es de la red de redes.

En esta misma acción, impulsada principalmente por el Ministerio de Industria y su división Red.es, han entrado también las diéresis, las tildes, la cedilla (ç) y la l geminada (l·l), procedentes estas últimas del catalán. Esto significa que, a partir del 12 de diciembre cualquiera podrá registrar dominios como: www.caña.es; www.força.es; www.paral·lel.es o incluso www.gómez.es.

De momento, ya se han recibido 4.460 solicitudes de dominios con estas nuevas grafías. Por supuesto, según la RAE, se mantendrán las alternativas utilizadas hasta ahora como, por ejemplo, www.espanyol.es.

Estas incorporaciones, que, según el secretario de la Real Academia de la Lengua, José Manuel Blecua, 'suponen un alto valor simbólico para el español y el resto de lenguas oficiales', cobra mayor relevancia si se compara con las grafías latinas propias de otros idiomas de origen indoeuropeo, como el castellano o el catalán, que todavía no han sido incorporadas a los dominios web.

No a la ø

Y es que, a pesar de que la incorporación de la ñ o la cedilla ha sido bastante tardía -el que la creación de Internet sea anglosajona tiene estas discriminaciones con respecto a los teclados, los alfabetos y la propia Red-, son muchas las letras que aún están en el limbo informático.

De hecho, sólo Suecia ha admitido para sus dominos .se su grafía å, (www.båt.se) y las vocales acentuadas o con diéresis. Una reforma realizada en 2003 y que ha gozado de bastante éxito en el país.


¿Pero, qué pasa con otras letras como, por ejemplo, la noruega y danesa (ø)? El polaco, rumano o maltés poseen también una serie de grafías que no están aceptadas por sus dominios y son tan propias de este idioma como puede ser nuestra (ñ). Es más, ni siquiera se pueden escribir en este ordenador.

Desde el departamento de Lenguas eslavas de la Universitat de Barcelona explican que, en principio, no ha habido ninguna reivindicación por parte de países con lengua eslava para que aparezcan este tipo de letras, y que se convive bien con el método de la transliteralidad. Este consiste en una transmisión según el sonido (por ejemplo: si no existe la grafía p, pero si otra con el mismo sonido, se translitera a la ya existente en el dominio).

Otros países como Alemania han optado por la simpleza. Así, este país ya cambió su beta por una ss con la reforma de 1996, por lo que no había ninguna necesidad de llevarla a la web. España, por el contrario, ha optado por la riqueza ortográfica. También en Internet.