Publicado: 21.07.2016 23:11 |Actualizado: 22.07.2016 07:00

Nacho Carretero: "Un juez me dijo que en Galicia todos los partidos han sido financiados por el narcotráfico"

Pablo Iglesias entrevista a Nacho Carretero, periodista de investigación y autor de 'Fariña'. El programa completo se emitirá el próximo miércoles en 'Otra Vuelta de Tuerka', a las 22.00 horas, en Público TV.

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 6
Comentarios:
Pablo Iglesias entrevista a Nacho Carretero en 'Otra Vuelta de Tuerka'.

Pablo Iglesias entrevista a Nacho Carretero en 'Otra Vuelta de Tuerka'.

MADRID.– Coca, farlopa, perico, merca, polvo, nieve, fariña... La sustancia blanca está de moda. Series como The Wire, Narcos, Gomorra o Pablo Escobar, el patrón del mal y libros como El poder del Perro o El Cártel, con el narcotráfico como trasfondo, despiertan cada vez más el interés del público. Pero, y a pesar de ser la principal entrada de cocaína a Europa, Galicia no había sido hasta ahora la protagonista. "Sabemos mucho de Escobar o El Chapo Guzmán y conocemos los clanes sicilianos, pero no sabemos casi nada de los narcotráficantes gallegos", señala Nacho Carretero durante la entrevista.

Nacho Carretero (A Coruña, 1981), nos trae Fariña, una crónica de la génesis del narcotráfico en Galicia que, como indica Pablo Iglesias, sabe a novela. Desde los raqueiros, piratas de tierra que en el siglo XIX se dedicaban a desorientar buques y asaltarlos, pasando por el estraperlo durante los duros años de posguerra y el tabaco de contrabando, hasta llegar al tráfico de hachís y los fardos de cocaína.

Esta larga tradición de connivencia con lo ílicito que tiene Galicia es la que explica, según el autor, la normalización y aceptación social del tráfico de sustancias ilegales o alegales –recordemos que hasta 1982 no existía una ley que contemplase el contrabando–. "La gente iba a comprar tabaco y le preguntaban: normal o de contrabando", cuenta Nacho Carretero durante la entrevista. Incluso la aparición de la foto del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, junto al capo Marcial Dorado, no supuso ningún escándalo: "Que Feijóo siga en el puesto y bastante bien valorado habla de una narcocultura", indica Carretero.



Una narcocultura que viene de lejos y cuya supervivencia sólo se entiende por los vínculos que los narcotraficantes establecieron con el poder político y las redes clientelares que se derivaron de éste. "Fraga era amigo personal de Vicente Otero Terito, jefe de todo el contrabando de tabaco de Galicia y de Manuel Díaz, alcalde de a Guarda por Alianza Popular, al que llamaban Ligero por lo rápido que huía a Portugal", cuenta el autor de Fariña. "En el libro hay un juez que me dice: 'En Galicia no hay un solo partido político que no recibiera financiación del narcotráfico", añade. De hecho cuentan, como recuerda Carretero a Pablo Iglesias, que es cuando Rajoy se opuso a todo aquello cuando Fraga le dijo: "Mariano vete a Madrid, cásate y aprende gallego".

La aceptación social, la narcopolítica, la conexión con los carteles colombianos, las fianzas humanas, los ajustes de cuentas, los clanes, las redadas, el dinero a espuertas, el blanqueo, la violencia, las muertes... Como señaló el juez Garzón y como Nacho Carretero recuerda durante la entrevista: "Galicia no fue Sicilia, pero estuvo cerca".