Público
Público

Navarra fulmina el Festival Punto de Vista con la programación cerrada

La octava edición del certamen más puntero de documentales de España debía celebrarse entre el 21 y el 26 de febrero de 2012.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pasado jueves, 15 de septiembre Josetxo Cerdán, director del Festival Punto de Vista de Navarra recibía una llamada en la que se le comunicaba que se suspendía la que tenía que ser la octava edición del certamen más puntero de documentales de nuestro país, que debía celebrarse entre el 21 y el 26 de febrero de 2012.

El equipo de Punto de Vista llevaba trabajando en la próxima edición desde mayo, seleccionando las más de 500 películas recibidas hasta hoy. Para Josetxo Cerdán 'el trabajo de varias personas durante cuatro meses, además de otros gastos de programación y producción del festival ahora es una inversión desperdiciada'. La programación de Punto de Vista de 2012 estaba cerrada en un 90%, y los carteles y el anuncio para las salas estaban ya listos para producción.

Por otra parte, el festival se había comprometido con la búsqueda de financiación privada, 'que se había puesto en marcha a principio del verano y parecía que podía empezar a dar frutos en breve', manifiesta el director en una carta enviada a los medios de comunicación.

Para Cerdán, se trata de un desperdicio de esfuerzo económico, laboral y artístico efectuado 'en momentos donde se nos dice que priman las políticas de austeridad', apunta. El festival, referente español del género, contaba apenas con un presupuetso der 300.000 euros, lo que supone hasta tres veces menos que muchos festivales de cine españoles. 'UPN lo reconocía así en su programa electoral de mayo, donde afirmaba que Punto de Vista es, o tenía que ser, el ‘programa de referencia' en el área de cine del actual Gobierno de Navarra. Dichos programas de referencia eran una serie de iniciativas propias a los que era ‘preciso de dotarles de una mayor financiación para incrementar su actividad y promoción', mantiene Cerdán en su carta.

Para el director, parece manifiesta la falta de compromiso de las autoridades que hasta hace cinco meses defendían el festival y que ahora han decidido fulminarlo, a apenas cinco meses de su celebración.