Público
Público

La niña rara de la generación perdida'

Jimina Sabadú ha ganado el XVI Premio Lengua de Trapo con la novela Celacanto'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se dice que ya no hay escritores jóvenes y que los nacidos en los ochenta conforman una generación perdida. Apenas unos pocos, como Guillermo Aguirre, Aixa de la Cruz, Matías Candeira o Pablo Muñoz han visto o verán próximamente publicadas sus primeras obras en editoriales de relativo peso. Es posible que esto se deba a una dispersión de los intereses del escritor, en el caso de Aixa hacia la música, en el de Pablo hacia la crítica de cómics, videojuegos...

Algo parecido ocurre con Jimina Sabadú (Madrid, 1981), joven promesa en el mundo del cine, que acaba de ganar el premio de novela de Lengua de Trapo con el libro Celacanto. Ajena al mundillo literario, ella misma afirma que prefiere no pensar en modas, ni en mezclarse con los escritores: 'Estoy segura de que te ensucia la mirada al leer y al escribir. Me gusta pensar en los libros como seres independientes. No me gustan las etiquetas generacionales ni dividir las novelas en cosas para listos o cosas para tontos'. Dice estar más segura leyendo clásicos de la literatura fantástica y cualquiera de los tomos de Harry Potter. 'Me gusta mucho la literatura juvenil', afirma.

De hecho, Celacanto podría considerarse a ratos novela juvenil. Una reflexión sobre la infancia a través de narraciones muy descriptivas, con la influencia de las redes sociales y una estética que recuerda a una película americana adolescente. 'Para escribir Celacanto me he valido de espacios reales. Sitios en los que he estado. El campamento de la historia es muy parecido a las colonias que hay en Candelario, en Salamanca, y también muy parecido a un camping en el que estuve un verano', dice.

Se podría decir de los escritores nacidos en los ochenta que ya están de vuelta de todo porque no han vivido nada más que experiencias audiovisuales. Sólo hay que esperar a ver cuántos autores de los que crecen rematarán sus novelas.