Público
Público

"No nos gustaría tocar con un grupo neonazi"

Los catalanes Love of lesbian estarán en el Festival DCODE este sábado. Con Santi Balmes a la voz, la banda confiesa que no sienten nervios antes de una actuación pero que sí les afectan las críticas que vienen con ma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una música que simula un paseo por diversas emociones: melancolía, desinhibición, frivolidad, drama absoluto, complicidad, teatralidad, surrealismo y literatura. Así describe Santi Balmes, voz de Love of lesbian, cómo es su música. El grupo catalán toca este fin de semana en el Festival DCODE que se celebra en el Campus de la Universidad Complutense de Madrid y, para ellos, 'un festival es como una fiesta a la que están invitados y en la que hay que entrar bailando y borracho desde el minuto uno'.

Prefieren tocar en salas pequeñas. 'Ahí la fiesta la organizas tú', explica Santi Balmes. Mucho ha evolucionado el grupo desde que empezaran en el año 1997. Con siete discos a sus espaldas, Love of lesbian explican que, a día de hoy, saben 'economizar más las energías y apretar más cuando hay que apretar'. Y no solo eso, aparte de ser uno más, han ganado tablas en el escenario. 'Sabemos salir de los problemas que surgen, eso lo hacen los bolos, tocar mucho. Hemos aprendido más del oficio ya que somos un poquito autodidactas, como músicos y como estrategas', explica Oriol Bonet, batería del grupo.

Atrás quedaron los tiempos en que fueron teloneros de la banda de rock británico The Cure. 'Teníamos mucha intención y ambición -explica Jordi Roig, guitarra-, pero no teníamos medios ni sabíamos cómo iba esto'. Afirman tener 'más engranaje' y un show compacto. 'Al principio, teníamos una secuencia de temas que íbamos tocando pero ahora somos un grupo que intentamos tener un show de principio a fin', expresa Joan Ramón Planell -bajo-.

Todos afirman que los comienzos fueron difíciles. Sin embargo, los que eligen telonero ahora son ellos: 'No nos gustaría tocar con un grupo neonazi', expresan todos con rotundidad. 'Tampoco nos gustaría que nos compararan con Maroon 5', explica Julián Saldarriaga -guitarra y voz-, ya que la banda americana 'era un grupo muy cañero con temazos, pero con todo lo que están haciendo son un fake'. Sin embargo, no todas las comparaciones son odiosas y les gustaría que los asimilaran con un 'grupo digno' como el de rock estadounidense R.E.M aunque, como explica Oriol Bonet, 'es muy bonito que te digan que te pareces a los de aquí como Nacha Pop o Radio Futura'.

Love of lesbian ha trabajado durante todos estos años para un panorama más indie. Sin embargo, con sus últimos trabajos, sus puertas se han abierto a otro tipo de públicos. Con este reconocimiento llegaron también otros trabajos como las colaboraciones entre artistas, los cameos en trabajos audiovisuales y, como no, la publicidad. El más sonado fue, sin duda, el anuncio que la banda hizo esta primavera para Estrella Damm en el que todos cocinaron una paella con la que 'algún sector conservador valenciano de la auténtica paella' no se sintió muy identificado.

'Fue mejor que hablaran de la paella que de la canción, siempre hay prejuicios y te das cuenta de lo gilipollas que es la gente'

'Fue mejor que hablaran de la paella que de la canción, siempre hay prejuicios y te das cuenta de lo gilipollas que es la gente', explica Julián. Afirman haber disfrutado mucho haciendo el anuncio pero también confiesan que se encontraron con una 'situación ridícula ya que la gente no entendió que nosotros no íbamos de casa con los ingredientes y la paella hecha, nos los encontramos allí'.

Como banda consolidada y como artistas reciben a diario críticas de gente y públicos muy diversos. 'Llevamos fatal las críticas, alguno dice que no le afectan pero es mentira', confiesa Joan Ramón. Sin embargo, declaran que esto les ha enseñado a mirar los comentarios desde la distancia. 'Hoy todo el mundo tiene voz con las redes sociales, y desde ahí se traspasan fronteras que son inaceptables como los insultos o que se metan con tu madre, a la que no conocen de nada', explica Oriol.

Julián Saldarriaga, por su parte, prefiere 'crearse una coraza' para esas malas críticas, ya que 'es tal el volumen de comentarios buenos que te llegan que la comparación es muy diferente y si lo pones en una balanza, ganan los buenos'. 'También sería raro que todo fueran buenas palabras', sentencia Jordi.

Con disco nuevo en el mercado (La noche eterna. Los días no vividos, Warner) desde hace apenas unos meses, su vista está puesta ahora en el continente americano. Pese a que ya han viajado a países como México, tienen ganas de volver, ya que 'es un público diferente, más apasionado'. 'Además, queremos enfrascarnos en algo nuevo, en otro tipo de cultura y otra forma de funcionar los circuitos', explica Oriol Bonet.