Publicado: 01.02.2012 12:31 |Actualizado: 01.02.2012 12:31

"¡Que no es un libro de texto, señores, que no, que no mientan!"

La editorial Akal estudia "posibles acciones" después de que Wert hiciera pasar un ensayo crítico con Ciudadanía por un manual de la asignatura para descalificarla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jesús Espino, subdirector de Edición de Akal, habla con una mezcla de estupor, hartazgo y rabia. No es para menos. Una vez más, y lleva seis años, se ha hecho pasar un ensayo de su editorial por un manual de Educación para la Ciudadanía con el único fin de denigrar la materia.

La historia no es nueva. Columnistas, políticos y locutores radiofónicos han echado mano de esta obra —que siempre se ha comercializado como un ensayo, no como un libro de texto— para cargar contra una asignatura aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Pero ahora se ha dado un salto cualitativo: ha sido el propio Ministro de Educación, José Ignacio Wert, el que ha recurrido a citas del libro Educación para la ciudadanía para justificar la eliminación de la materia.

"Los capitalistas son como ratones que corren en la rueda cada vez más deprisa. (...) El capitalismo es como un tren sin frenos que se acelera cada vez más. Camina, sin duda, hacia el abismo. Pero ese abismo no es, como muchos marxistas imaginaron, su fin inevitable, que dará paso al socialismo". Son algunas de las frases recogidas en el ensayo de Akal escrito por Carlos Fernández Liria, Pedro Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero y que han sido mencionadas hoy por Wert para sustentar su idea de que la materia exhalaba "adoctrinamiento". La obra nunca recibió la homologación del Ministerio de Educación —porque ni siquiera se intentó— del Ejecutivo socialista y "jamás" se llegó a utilizar en las aulas, "ni en una sola".

"Nunca, jamás, se pensó para usarse como libro de texto"

"Este libro nunca, jamás, se pensó para que se utilizara como libro de texto en Educación para la Ciudadania de la ESO", aclara Espino, quien recalca que "se trata de un ensayo con una visión critica escrito desde la propia izquierda sobre las posibilidades de manipulación que una asignatura de ese tipo podía dar lugar".

La editorial Akal sí dispone de un volumen relativo a la materia, pero en él no figuran ninguna de las dos citas mencionadas hoy por el ministro Wert. "¡Que no es un libro de texto, señores. Que no, que no mientan!", se desespera el subdirector de Ediciones.

Espino recuerda cómo hace tres años muchos periodistas le preguntaron por los contenidos del libro, que aún sigue a la venta. En todos los casos mantuvo el mismo discurso: es un ensayo, no un libro de texto. Y a todos les preguntaba si lo habían leído. O al menos hojeado. La respuesta, evoca Espino, siempre era la misma: "Me decían que no, que hablaban de oídas y de lo que leían por ahí".

Espino atribuye toda la confusión a "una manipulación interesada para atacar una asignatura concreta" mediante el uso de "citas concretas de un ensayo que jamás ha querido ocupar el puesto de un libro de texto". Es más, la frase de los ratones que hoy ha mencionado Wert "es una paráfrasis de Immanuel Wallerstein tomada de un pasaje de su libro El capitalismo histórico, en el que el autor estadounidense, a su vez, se inspira en una persona tan poco sospechosa como John Kenneth Galbraith", subraya.

Desde Akal son conscientes de que hacer pasar un ensayo como un polémico manual de Ciudadanía no les beneficia. "Siempre hemos apostado en nuestros libros por contenidos rigurosos, que hagan pensar, que promuevan el debate, que no adormezcan al alumnado y que no les traten como si fueran imbécil. Si lo que se pretende es que estos libros den un mensaje unívoco significa que nos encontramos ante un panorama poco alentador y muy negro, pero esa es otra cuestión", comenta.

"Ya es un poco irritante por lo que supone de manipulación"

Espino confirma que, tras las declaraciones de Wert, la editorial está sopesando "todas las posibles acciones que podemos llevar a cabo". "Indudablemente algo haremos, porque no es lógico que desde altas esferas institucionales se cometan estos 'lapsus', puesto entre comillas y dicho para ser generosos".

"Lo que nos irrita sobremanera es esta confusión nada inconsciente, que salga un ministro de Educación dando datos falsos y utilizando como argumentos ejemplos sacados de un libro que es una reflexión sobre la asignatura... Es un poco irritante por lo que supone de desconocimiento, de manipulación. Aquí se puede criticar lo que se quiera, pero no se puede faltar a la verdad", se lamenta el subdirector de Edición de Akal.