Público
Público

La Nochevieja, según Borja Cobeaga

El director de Pagafantas' culmina el rodaje de la comedia No controles'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ocho horas. Un hotel. Una misión. No es la frase promocional del último blockbuster de Hollywood, sino la carta de presentación de No controles, el segundo largometraje del director donostiarra Borja Cobeaga (San Sebastián, 1977). La historia de un chico (Unax Ugalde) atrapado en un hotel de aeropuerto en plena Nochevieja, en medio de una tremenda nevada y con todos los vuelos cancelados, que con la inestimable ayuda de un grupo improvisado de viajeros, intentará recuperar a su ex novia (Alexandra Jiménez) antes de que esta se marche a trabajar a Alemania.

Una comedia 'alocada y disparatada', según el propio director, que no duda en compararla con La Jungla de Cristal 2: 'Un tipo con un objetivo, en una noche, en un espacio cerrado', y también por aquello 'del aeropuerto y la nieve'. 'Quisimos darle ese carácter de urgencia, de prisa, de acción, pero sin tiros ni violencia', aclara a Público.

Cobeaga se muestra 'encantado' con el reparto, plagado de rostros conocidos, desde Miguel Ángel Muñoz, Julián López y Secun de la Rosa a su actriz fetiche Mariví Bilbao. 'Una mezcla de gente muy curiosa', destaca. 'Todos los actores están bestiales'.

Tras siete semanas y media entre Madrid y Bilbao, el rodaje terminó hace unos días. Crear un temporal de nieve en pleno mes de julio 'fue una locura, pero habría sido peor haber rodado en invierno, porque habríamos pasado frío de verdad'. De noche y en las afueras de Madrid, 'vino bien tener un abrigo a mano', reconoce. Y a pesar del temor de que los actores 'se pusieran a sudar en el segundo tres', al final 'no fue para tanto'.

Después de su debut con la exitosa y poco convencional comedia Pagafantas, dice Cobeaga que 'la segunda película siempre parece más complicada, pero me he sentido mucho más tranquilo, colaborador y receptivo con las ideas del equipo'. En No controles se repiten las constantes de su ópera prima: un perdedor en el amor al que vemos incurrir en continuas humillaciones por una mujer. 'Es que ver a gente pasándoselo bien y siendo feliz, no me hace gracia', asegura el cineasta, 'eso es bueno para la vida, pero no para una película'. No controles tiene un 'tono parecido' a 'Pagafantas', pero 'es más divertida, más redonda' y con 'un mayor acento en el romance'.

De todos modos, Cobeaga prefiere no seguir en esta línea en futuros trabajos. 'No creo que vuelva a hacer una comedia romántica en mucho tiempo', por lo que espera que No controles sea su 'última palabra' en este género.

Donde aún le queda mucho por decir es en la televisión. La nominación al Oscar en 2007 por su corto Éramos pocos le empujó definitivamente a la pantalla grande, pero el donostiarra no olvida el medio en el que trabajó durante años (fue guionista de Gran Hermano y Vaya Semanita). 'Lo que ha pasado es que ha ido todo muy rápido desde Pagafantas, y quería aprovechar la oportunidad. Pero a mí, la televisión me encanta. No descarto en absoluto volver'.

Tiempo al tiempo. Por ahora, está centrado en rematar la puesta a punto de No controles y en presentarla al público. La película 'está prácticamente montada', y llegará a las salas de cine, como no podía ser de otra manera, las próximas navidades.